2 de abril de 2018 00:00

El trimestre cerró con mayor necesidad de ingresos fiscales

La ministra María Elsa Viteri (derecha) presentó el plan económico al presidente Moreno el jueves 29 de marzo pasado. Foto: API.

La ministra María Elsa Viteri (derecha) presentó el plan económico al presidente Moreno el jueves 29 de marzo pasado. Foto: API.

valore
Descrición
Indignado 74
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Evelyn Tapia
Redactora(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El plan económico que el presidente Lenín Moreno presentará hoy (2 de abril del 2018) tiene como principal desafío hacer frente al problema fiscal del país.

En este contexto, el Gobierno busca incluir nuevas fuentes de ingresos. Entre las propuestas que recibió el Ejecutivo está el alza de los aranceles a 375 subpartidas de importación hasta los techos permitidos por la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Rubén Flores, ministro de Agricultura, dijo el 22 de marzo a este Diario que la medida permitirá reducir la salida de dólares de la economía.

Otra medida tributaria planteada es una amnistía tributaria. El Comité Empresarial Ecuatoriano y el Foro de Economía y Finanzas Públicas propusieron que se ejecutara este mecanismo de remisión de deudas tributarias, tal como en el 2015. En ese año, esta medida dejó USD 937 millones al Fisco.

Para el exministro de Finanzas, Carlos de la Torre, la brecha fiscal requeriría que el Gobierno incremente ingresos “que equivaldrían a subir un par de puntos más del IVA”.

Este comentario generó rumores en torno a una posible alza de este impuesto. Sin embargo, Pablo Campana, ministro de Comercio Exterior, descartó que esta propuesta se estuviera tomando en cuenta.

Sobre el gasto, la ministra de Finanzas, María Elsa Viteri, indicó que el Gobierno buscará que este sea más eficiente y que tratará de lograr un reperfilamiento de la deuda pública.

Estas alternativas generan debate a las puertas del segundo trimestre del año, cuando la caja fiscal presenta una compleja situación de liquidez.

Según datos del Banco Central (BCE), la cuenta única del tesoro, que registra el dinero que tiene disponible el Estado para pagar sus compromisos, tenía hasta el 23 de marzo de este año USD 1 737 millones.

Esto representa un 51% menos respecto a lo registrado en enero, cuando esa cuenta recibió los USD 3 000 millones por la colocación de bonos en el mercado internacional.

El monto en la caja fiscal se reducirá más, luego de que se registren los pagos de créditos chinos que debía hacer el Fisco hasta fin de mes.

Según el boletín de deuda del Ministerio de Finanzas, las amortizaciones por créditos atados a la venta de petróleo con entidades como el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) y el Banco de Desarrollo de China (CDB) se deben pagar trimestralmente.

Además, las operaciones con China se contrataron a plazos cortos de entre 5 y 8 años y tasas de hasta 7,25%.

Mientras que los pagos de amortizaciones e intereses con entes multilaterales, hasta a 35 años plazo, se hacen semestralmente.

Los anticipos por preventas petroleras, que también comprometen la venta de crudo, en cambio, se amortizan (capital e intereses) de forma mensual, lo cual también resta liquidez a la caja fiscal.

Marco Flores, exministro de Finanzas, mencionó que una de las prioridades en el plan económico es reperfilar este tipo de deuda cara. “El Gobierno debe sentarse con las empresas chinas y decirles que no puede pagar tasas de más del 7%. En ninguna operación en la que hay garantías como el petróleo o el oro se cobra una tasa de ese nivel”.

Según datos de la ejecución presupuestaria, hasta marzo el Gobierno pagó USD 635 millones por intereses de la deuda, esto es USD 263 millones más que en el primer trimestre del 2017.

Para el exministro Mauricio Pozo, el crecimiento del tamaño del Estado llevó a un “agresivo nivel de endeudamiento”, que solo se podrá resolver con un plan de ordenamiento fiscal en el que se recorte el gasto y, por ende, se reduzcan las necesidades de endeudamiento.

Según el Código de Planificación y Finanzas Públicas, cuando la deuda pública sobrepasa el 40% del PIB, el Gobierno debe pedir autorización a la Asamblea para contratar nueva deuda y presentar un plan de equilibrio fiscal.

El informe borrador del examen a la deuda pública, presentado el 15 de marzo por la Contraloría, determinó que el Gobierno rebasó ese límite.

Otro factor que presionará la caja fiscal hasta mayo son los dos laudos arbitrales que dispusieron que el Ecuador indemnizara a Burlington y al consorcio Ecuador TLC, conformado por las firmas Cayman International y Teikoku Oil Ecuador.

Los dos laudos internacionales derivaron de la aplicación de la Ley 42/2008, que estableció un nuevo reparto de las rentas provenientes del incremento extraordinario del precio del petróleo.

En el caso de la petrolera estadounidense, Burlington, que demandó hace 10 años al Estado, un tribunal determinó el año pasado que Ecuador pagara USD 320 millones.

De ese monto, el Estado ya entregó USD 75 millones en diciembre, pero en abril se deberá desembolsar el saldo de USD 245 millones.

Al consorcio Ecuador TLC, que operaba el bloque 18, el Estado debe pagar USD 318,7 millones en tres pagos. El primer desembolso se realizó en marzo, el segundo tiene plazo hasta el 30 de abril y el tercero es hasta el 30 de mayo.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, explicó que en esta situación, el Gobierno podría responder a estos pagos recortando gasto de inversión.

La liquidez de la caja fiscal también se reducirá cuando se haga efectivo el pago de los cerca de USD 700 millones en sueldos del sector público que el Estado debió desembolsar hasta el fin del mes pasado.

“El nivel de la cuenta única del tesoro no es la apropiada. Desde que empezó el año con la colocación de los bonos se han consumido USD 1 000 millones por mes. Lo que quede apenas alcanzará para abril”, explicó Jaime Carrera, del Observatorio de la Política Fiscal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (6)