12 de December de 2009 00:00

Tres academias para afinar el baile

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito
quito@elcomercio.com

Diciembre es un mes para bailar... Las fiestas familiares, las farras con los amigos y las citas   están a la orden del día.  

El lugar, la fecha y la hora para realizar   la fiesta  se pueden acordar rápidamente.  Pero la soltura, el ‘swing’ y el ritmo que se marquen durante el baile son condiciones un poco más complicadas de adquirir.

Juan Carlos Poveda, de 33 años, admitió que para que una fiesta se encienda hay que tener toda la predisposición de bailar hasta que “el cuerpo avance”. Por eso, él decidió inscribirse en una escuela de baile para aprender todos los trucos de la salsa.
       
Poveda asiste desde hace un año y medio  a  la academia Latin Dance, en la av. De los Shyris y Gaspar de Villarroel, en el norte. Para el joven, ropa, zapatos cómodos y las ganas de aprender movimientos nuevos son los únicos requisitos para aprender a bailar el ritmo latino. “Lo mejor de las escuelas de baile es el ambiente. Se conoce amigos y las clases son personalizadas”.
 
La noche del miércoles pasado, José Luis Pazmiño, director artístico de la academia, marcaba el paso de los Poveda y otras cinco parejas. “1, 2, 3, 4...” repetía en medio del salón blanco dotado de cuatro espejos pegados  en las paredes.

Gina Safadi, directora de Latin Dance, dice que  la salsa es uno de los ritmos que más alumnos tiene. Junto a Pazmiño decidieron poner en práctica sus conocimientos en ritmos tropicales, baile y coreografías y emprender el negocio del baile. Ahora imparten clases de salsa, merengue, hip-hop, jazz...

Mientras Poveda se acoplaba al grupo, Katherine Encalada ya marcaba el ritmo con sus  caderas. Su compañero de baile la volteaba sutilmente una y otra vez. Esa fue su segunda clase de salsa en esa academia. “Siempre me ha gustado bailar y estoy buscado ritmos nuevos, para ponerlos en práctica cuando salimos a bailar”, dijo la joven de 18 años, con la voz agitada, luego de su entrenamiento.

María Augusta López también se siente orgullosa cuando  exhibe sus ágiles  movimientos en la pista de baile. “Yo pensaba que podía bailar, pero luego de recibir clases en la escuela, me doy cuenta que me hacía falta la técnica y más swing”. Ella acude a la Escuela Integral de Danza, en la av. Edmundo Carvajal, en el norte, desde hace un año.
  
En ese tiempo ha aprendido salsa caleña, merengue e incluso danza árabe. El miércoles pasado asistió a una de sus tres clases semanales de este ritmo.
 
Junto a otras 11 mujeres, López repasaba con una coreografía árabe. Con los pies descalzos y vestidas con pañoletas de lentejuelas metálicas, agitaban rápidamente sus caderas, frente al gran espejo ubicado en el fondo del salón de clases.
Ingrid Reingifo, directora de la escuela, daba la pauta a sus alumnas. “Suelten la cadera, déjense llevar por la música...”, repetía sin dejar de sonreír y de observar, a través del espejo, que sus pupilas sigan sus movimientos.
 
Tamia Viteri seguía con esmero los pasos de Rengifo. Ella acude a este lugar desde hace un poco más de cuatro años. La pasión por la música   siempre la han motivado para acudir siempre a  varias escuelas de baile. “Me gusta mucho bailar y lo mejor es cuando se sale a farrear y se pone en práctica lo aprendido”.

Demostrar las nuevas destrezas    también es el objetivo de Bolívar Cóndor de  52 años. Él  va desde hace un mes a la Academia de Bailes Tropicales Sylvia García, en la Foch y Amazonas.
 
De la mano de su instructora Teresa Valencia, Cóndor aprende a llevar y a dar giros de salsa. Pero él no acude solo, pues siempre va en compañía de su hija Priscila. Ambos pulen los movimientos aprendidos frente al espejo, a la espera de las  fiestas de fin de año  para demostrar sus nuevas aptitudes.


El ritmo latino  más solicitado es la salsa

La Escuela  Integral de Danza   enseña ballet clásico y contemporáneo, ritmos tropicales, tango, danza árabe, street dance. Reciben estudiantes a partir de los 3  años de edad. El costo es de USD  10 inscripción y USD 50 mensuales.
 
Latin Dance  ofrece cursos de hip-hop, ritmos  tropicales,  jazz, tap, árabe, tango, flamenco. Pueden acudir personas desde los  14 años de edad. La inscripción cuesta USD 10 y USD 45 mensuales.

En la Academia de  Baile Tropicales Sylvia García  se imparte salsa, merengue,  capoeria...   A partir de los 8 años. Cada clase cuesta USD 6.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)