21 de June de 2009 00:00

Trazos que surgen a la hora de clases

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Jóvenes

Un esfero de azul en las manos de Andrea Vasco es  más que tinta para escribir... Mientras su ‘profe’ de literatura cuenta historias en la clase,  ella  traza líneas en las páginas de su libreta.  Al final del semestre, su cuaderno de borrador está  lleno de obras de arte. 

La joven, de 23 años,  cuenta  que empezó a dibujar desde pequeña, por influencia de su madre. Eligió la carrera de Comunicación Social, pero  también tiene ‘full’  talento para las artes plásticas. Dice que se inspira mientras escucha la clase de Literatura, pero también lo hace en el patio de la ‘U’, en su casa y hasta en el Metrobús, camino a casa.

Sus trazos en las horas de clase y fuera del aula van desde rostros abstractos hasta  cuerpos desnudos, en  cientos de rayas que   cobran sentido. Varias de  sus creaciones están en manos de sus amigos y -las que no le gustaron-  en el tacho de la basura. “Todavía estoy buscando mi  estilo”.

En todas las  clases hay   alguien como Andrea, que llena de arte a sus  cuadernos. En el ‘cole’ Brasil están  Bryan Paz y Miño (18) y Martín Chamorro (18), dos ‘compas’ a punto de graduarse.    

Bryan dice que dibuja en clases para relajarse y divertirse, en especial cuando una materia es muy aburrida. El joven ha hecho varias caricaturas de sus profesores (en ‘corto’) y de algunos  panas. “Es más fácil hacer a las personas que tienen los rasgos más definidos. Por medio del dibujo puedo expresar mis emociones”. Su talento  lo enfocará en Publicidad, la carrera que seguirá en la ‘U’.

Su compañero Martín empezó en este arte desde pequeño. Casi siempre dibuja  en clases, porque solo se pasa pensando en que  el dibujo  será su  profesión. “Siempre he experimentado con los colores y diferentes formas”. 

Muchas de sus creaciones están en hojas arrancadas de cuadernos a cuadros. La mayoría está hecha con esfero de color negro. Sin embargo,  Martín  recién estrenó su cuaderno de dibujo e hizo el retrato de una mujer. 

En cambio, Diego Viteri, estudiante de Gastronomía de la UTE, dibuja en clases por gusto. “Tiene relación con la Gastronomía porque para cocinar necesitas creatividad artística”.

Diego cuenta que desde  pequeño rayaba las paredes de su casa como travesura. Ahora incluso se dedica a diseñar tatuajes. “Dibujo durante las clases aburridas, pero también me gusta hacer bocetos de los platillos en papel”. Sus cuadernos están llenos de  personajes de manga...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)