22 de February de 2010 00:00

Tránsito y licor

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Martha E. Viteri P.

El pasado viernes 12 en la tarde, en las calles Selva Alegre y Montes, a muchas personas nos conmocionó presenciar un fatal accidente causado por un joven no mayor de 20 años, que habiendo ingerido licor manejaba su carro con exceso de velocidad y chocó de forma violenta a un 4 X 4. A su vez los dos autos impactaron a dos  personas que estaban en la vereda:  una de ellas falleció.

Campañas que incentivan el  respeto por la señalización  han mejorado espacios peatonales como los pasos cebra; la de corazones azules trata de reducir las imprudencias de manejo, pero parece caer en saco roto porque ¿cómo se controla a bebedores irresponsables que sin noción de respeto o ubicación, manejan sobrepasando toda norma y provocando tragedias?  Lo grave es que esto es habitual y aparentemente no hay manera de corregirlo.  Todos lo deploramos, pero ya es hora de que instancias judiciales contemplen la expedición de una ley en contra de estas personas y que sea con agravantes máximos por ser atentatoria a la vida ajena.  Esto serviría para que a quienes beban licor ni se les ocurra pensar en manejar y al mismo tiempo aportaría a la seguridad ciudadana.  No solamente estamos expuestos a la delincuencia sino en cualquier momento a la sorpresa del peligro macabro que pone a la vida en vilo.

La seguridad ciudadana necesariamente debe tomar en cuenta este problema que estadísticamente es de alta mortalidad en nuestro país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)