1 de December de 2009 00:00

El tránsito se complicó ayer en Iñaquito

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito
quito@elcomercio.com

Las calles aledañas a la plaza de toros de Iñaquito, en el norte,  se congestionaron ayer. Los conductores que atravesaron este sector al mediodía se demoraron el doble de tiempo en sus recorridos.
 
Daniel Guerrero, quien manejaba un Vivant azul, señaló que en su recorrido se tardó 20 minutos adicionales de lo acostumbrado. Él viajo desde el Centro de Exposiciones Quito, en la avenida Amazonas y av. Atahualpa hasta la calle Isla Genoveva, a dos cuadras de coloso de Iñaquito.
   
Mientras estacionaba su vehículo aseguró que “las complicaciones en el tránsito se repiten cada año en esta época. Es un problema que no tiene solución”.
Como él, Arturo Sánchez, al volante de un Chevrolet rojo, también tuvo problemas para movilizarse de sur a norte por la av. Amazonas. “Es una locura, me demoré media hora en cruzar apenas 10 cuadras”. En los alrededores de la plaza hubo vigilancia policial que ayudaba a dar fluidez al tránsito. Sin embargo, algunos conductores paraban en la mitad de la vía para que sus pasajeros bajes de los vehículos. Esto empeoraba el trancón en el lugar.

El tránsito también se complicó en el sector de La Y.  Allí confluyen las avenidas Gaspar de Villarroel, De la Prensa, América, 10 de Agosto y la calle Juan de Azcaray. Al mediodía, la velocidad de los autos en ese lugar no superaba los 20 kilómetros por hora.

A diferencia de otros años, la calle Juan de Azcaray y la Isla San Cristóbal no se cerraron al tránsito vehicular. Para el policía metropolitano, Pablo Enríquez, esta medida  ayuda a dar mayor fluidez al tránsito y evita que los jóvenes utilicen la calle para beber.

A lo largo de esta calle se colocaron conos reflectivos en  el borde derecho de la vía para evitar que los vehículos se estacionen.

Pese a ello, algunos conductores utilizaron las aceras para dejar sus vehículos. También se colocaron  sobre las veredas  carteles de parqueaderos.
Esteban Ruales, quien asistió a la plaza, se quejó por la falta de estacionamientos en el lugar. “La mayoría de asistentes llegamos en autos propios y nadie nos ayuda con un parqueadero”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)