10 de agosto de 2015 21:34

El tránsito colapsó la vía Santo Domingo-Quito

Una gran cantidad de vehículos provenientes de la provincia de Pichincha circularon a las 19:30 por la vía Alóag-Santo Domingo en dirección a Quito. Foto: Diana Chamorro/ EL COMERCIO.

Una gran cantidad de vehículos provenientes de la provincia de Pichincha circularon a las 19:30 por la vía Alóag-Santo Domingo en dirección a Quito. Foto: Diana Chamorro/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Redacción Ecuador (I)

EL tránsito de este feriado fue normal salvo en las vías Latacunga-Quito y Santo Domingo-Quito. Si bien el ECU 911 informó que las vías Calacalí-Los Bancos y Alóag-Santo Domingo, estaban habilitadas, en esta última ruta el tráfico se complicó hacia las 19:30, desde la salida a Quito hasta el peaje.

Según los radares de velocidad, los vehículos avanzaban a 20 y 30 km por hora. En Alluriquín la situación fue más complicada, porque el tránsito no avanzaba. Los conductores hicieron dos filas en la vía de un solo carril.

Al parecer, la explicación fue que la circulación vehicular en la vía Panamericana, entre Latacunga y Quito, permaneció cerrada en la tarde por la marcha indígena. Muchos viajeros optaron por regresar hasta el cantón La Maná para ir a Quevedo, Santo Domingo, Quito y otras urbes del norte del país. Jorge Maldonado, oficial de la AMT y encargado del eje Simón Bolívar, dijo que el tránsito por esa vía fue normal. 

El flujo de autos durante la mañana fue regular y no se presentaron atascos ni por la entrada de El Troje (sur) ni la de Llano Chico (norte). En la primera se montó un operativo de control de velocidad. En hora y media, 32 vehículos fueron sancionados. 

En Loja, en cambio, la romería para ver a la virgen de El Cisne concentró el desplazamiento de los viajeros. Unas 80 000 personas visitaron el santuario el fin de semana.

La vía que dirige a El Cisne, desde Catamayo, se llenó de vehículos, lo que dificultó la movilización. En la terminal terrestre de Cuenca aumentó el número de pasajeros.

Muchos azuayos se dirigieron a la Costa, especialmente a Guayaquil y Machala. Los que se quedaron tuvieron alternativas como una feria artesanal y un festival gastronómico en el mercado Diez de Agosto.

En Cuenca, el Centro Histórico concentró el movimiento. Turistas de provincias cercanas como Guayas, El Oro y Loja recorrieron sus atractivos. Pero hubo menor afluencia comparada con otros feriados.

La Agencia Nacional de Tránsito y la Empresa Municipal de Movilidad reforzaron los operativos de control en la terminal. Los agentes civiles de tránsito se ubicaron en cuatro vías de acceso a la ciudad, en donde el flujo vehicular aumentó al mediodía.

En la Sierra Norte, el movimiento turístico disminuyó. Aunque hubo una fila de automotores que ingresaban de Ecuador a Colombia y viceversa, por el Puente Internacional de Rumichaca, fue visiblemente menor a la que se produjo el sábado y domingo. Según datos del MTOP, durante los feriados cruzan al día 18 000 vehículos.

En Imbabura, la mayoría de visitantes se dirigió hacia Atuntaqui, en donde se realizó la feria textil denominada: Atuntaqui, el centro de todo, desde l7 hasta el 10 de este mes.

En Guayaquil, la terminal terrestre Jaime Roldós, en el norte de la urbe, comenzó a recibir, desde las primeras horas de la mañana, a los cientos de viajeros que se desplazaron a diversos puntos del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)