19 de July de 2009 00:00

‘El transbordador es muy frágil’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El astronauta estadounidense Tom Jones escribió el año pasado una carta al expresidente  George W. Bush, en un intento por evitar que  mantenga en funcionamiento a   los transbordadores  espaciales.
 
Jones es un investigador a tiempo completo y  coautor del libro de astronomía ‘Planeteología: Descubriendo los Secretos del Sistema Solar’ .
 


En el espacio
Este astronauta    colaboró en el procesamiento de algunas imágenes enviadas por el telescopio espacial Hubble.  Desde hace un par de años, está dedicado a la divulgación científica y  actualmente es miembro del Panel  Editorial de Asesores de la revista Mecánica Popular.
Richard Nixon   fue el  presidente que impulsó  el  desarrollo del transbordador.   Pidió el diseño de una nave que  sea capaz de    regresar a la Tierra, aterrizando con suavidad y relanzada de nuevo para otras misiones. Las revistas Popular Mechanics y Science publicaron  un resumen de la carta ahora que se cumplen cuatro décadas de la llegada del Apolo a la Luna.

“Hace 40 años,    los astronautas del Apolo 11 cambiaron su curso encendiendo durante varios segundos un cohete que afinó su puntería a 1, 11kilómetros por encima de la Luna.   
Con su plan presupuestal de 2010,   realizó una corrección al curso de la NASA,  al aumentar la financiación de la agencia  un
9% y alcanzar los USD 18 700 millones.  

Actualmente la NASA lucha contra una constelación de retos importantes. Estas son las medidas que su gobierno y los que vendrán deberían tomar  para mantener en la trayectoria correcta al programa espacial de los Estados Unidos. 

Por favor, resista la presión  para retrasar el retiro de los transbordadores.  El primer vuelo del transbordador  ocurrió hace casi 30 años y,  aunque por sus dos accidentes fatales les realizaron mejoras en el diseño, todavía es un vehículo  riesgoso.

Las grietas encontradas en tres válvulas de control de hidrógeno retrasaron el lanzamiento del Discovery  el invierno pasado por casi un mes.
Aunque es versátil, esta nave también es  muy frágil  y cada tripulación conoce su riesgo: cualquier falla seria en un lanzamiento o entrada podría resultar fatal.
 
A los rusos, con un futuro espacial  atado a la  operación de la Estación Espacial,  les interesaría mantener operativas las del Soyuz para los astronautas americanos,   hasta cuando el Orión por fin despegue en  2015.

Sí, extrañaremos  al transbordador, pero su operación genera costos  que están  por arriba  de los USD  3 000 millones  anuales.
 
El dinero liberado por su jubilación  debería ir directamente  a la construcción de naves más seguras como las cápsulas Orión.
  
Estos vehículos nos llevarían más allá de la órbita baja de la Tierra, hacia  la profundidad del espacio, allí donde el veterano transbordador no podría llegar.
 
Ordénele a la NASA que  concluya sus planes de utilizar a la industria  privada para enviar cargamento  a la estación espacial. El dinero  ahorrado gracias a las licitaciones   por esos servicios  de carga puede emplearse  en la exploración. Tener  compañías estadounidenses en la plataforma de lanzamiento es también la manera más rápida de eliminar nuestra inminente dependencia  de los cohetes rusos para transportar carga  y tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS).
   
Si los servicios de carga son confiables y asequibles, la NASA también podría contratar  naves espaciales que ofrezcan  a los astronautas un viaje económico a la estación espacial. 
Mande a nuestros exploradores no sólo a la Luna.

Las misiones del Orión  a los asteroides más cercanos cosecharán nuevos descubrimientos científicos, abrirán valiosos recursos espaciales  y ofrecerán conocimientos  para protegernos de impactos  cósmicos.

Los próximos gobiernos de Estados Unidos deben decirle   al público que el espacio no sólo se reduce a la ciencia, sino que también implica la exploración por recursos y energía, al crear nuevas industrias  y encontrar una oportunidad económica.
Debería enfatizar  el mensaje de que invertir en la tecnología espacial mantendrá  a nuestros ingenieros y científicos con mentes agudas y capaces.
   
Generaciones de estadounidenses  encontraron  la prosperidad y forjaron el futuro de nuestra nación en la frontera.
Mire a nuestros jóvenes  y dígales que necesitamos exploradores.  Dígales que Estados Unidos está dejándo a los científicos   explorar la Luna, los asteroides y el Sistema Solar.  Ese mismo equipo puede conquistar desafíos  terrestres de energía,  protección del ambiente y competencias de tecnología . (Tomado de las revistas  de divulgación Science y Popular Mechanics)

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)