27 de mayo de 2015 16:55

En un tramo de la avenida Ajaví solo se transita por dos carriles

Debido a la construcción de un túnel para aguas servidas, el tránsito en la avenida Ajaví se congestionó por la disminución de carriles. Foto: Valeria Heredia/ EL COMERCIO

Debido a la construcción de un túnel para aguas servidas, el tránsito en la avenida Ajaví se congestionó por la disminución de carriles. Foto: Valeria Heredia/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Valeria Heredia

Los arreglos de la avenida Ajaví, en el sur de Quito, han complicado el tráfico. Se cerró un carril, en sentido norte-sur, y otro, sur-norte para realizar trabajos de construcción de un túnel que facilitará la conducción de las aguas servidas en este sector. Actualmente, los trabajadores están desde la av. Cardenal de la Torre hasta la Teniente Hugo Ortiz, en cuatro puntos.

Pese a esto, la obra ha causado inconvenientes en moradores y conductores que circulan por esta arteria, que inicia en la avenida Teniente Hugo Ortiz y termina en la Mariscal Sucre.

Diariamente, Gonzalo Rosero, conductor de taxi, transita por esta vía. Lo hace porque es su sitio de trabajo. Pero, en los últimos meses prefiere tomar rutas alternas como la calle Salvador Bravo o la José Abarcas. “El tránsito es pesado, en especial, en horas pico y fines de semana”.

Relató que se forman largas filas de carros, por la gran afluencia de vehículos que acuden a recoger, por ejemplo, a los estudiantes del colegio Consejo Provincial.

La obra, que inició en diciembre de 2014, tendría un costo de aproximadamente USD 2 385 000. Se prevé que concluya en marzo de 2016.

Pedro Mogrovejo, comerciante, aseguró que es necesario la presencia de más uniformados porque, por ejemplo, cuando salen los estudiantes se vuelve una congestión fuerte. “Los trabajos se deberían acelerar para que la vía se habilite lo más antes posible".

Lo mismo dijo Rosa Tomalá, moradora. Para ella, los agentes metropolitanos deberían estar más seguido en la zona porque, incluso, los fines de semana, el tránsito es caótico. "Los carros se desesperan por pasar porque es una vía que facilita la llegada a sectores como San Bartolo o la Biloxi".

Las obras están a cargo de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento, Epmaps. Según datos proporcionados por la entidad, con esta obra se espera conducir las aguas servidas de la cuenca de la quebrada Río Grande, por medio de una red de interceptores (túnel).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)