28 de March de 2015 19:15

El tiempo que toma el trámite aduanero se redujo a cinco días

El puerto marítimo de Guayaquil  está concesionado por la empresa privada Contecon desde el 2007 hasta el 2020. Foto: Gabriel Proaño/ EL COMERCIO

El puerto marítimo de Guayaquil está concesionado por la empresa privada Contecon desde el 2007 hasta el 2020. Foto: Gabriel Proaño/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 12
Evelyn Tapia

Guayaquil le debe esa esencia comercial que la identifica a su puerto marítimo, que durante el 2014 recibió 1,5 millones de contenedores de mercadería, principalmente de China, EE.UU. y Panamá, según datos del Servicio Nacional de Aduanas (Senae).

En este, el mayor puerto del país, se mueve cerca del 80% del comercio exterior que maneja el Sistema Portuario Nacional. Y según el informe oficial de la Cepal del 2013, con el ranking de los principales puertos de Latinoamérica y el Caribe, ocupa el puesto 9.

Operado por la empresa privada Contecon desde el 2007, este espacio equivale al área de Migración de un aeropuerto.
Si el pasajero quiere llegar a su destino, tendrá que cumplir obligatoriamente una serie de requisitos y procesos de control. Con la mercadería que se adquiere en el exterior y llega al país sucede algo similar.

Los procesos de trámite de aduana se han agilizado y los comerciantes están satisfechos con el trabajo que ha hecho el Senae al disminuir los tiempos de trámite que se hacían en 12 días, a un promedio de cinco días en los últimos dos años.
“Ese ha sido uno de los principales objetivos de la aduana, ser un ente facilitador, y en ese sentido, hemos hecho grandes avances”, dice Jorge Rosales, director distrital de Guayaquil.

El aforo documental se realiza desde el 2012 mediante el sistema electrónico Ecuapass, y el aforo físico, por ejemplo, ahora se efectúa de manera aleatoria. “Los importadores que tienen una trayectoria, un buen historial no se les hace aforo físico”, explica Rosales.

Hace 8 años al 70% de las mercancías se les hacía aforo físico (se abría el contenedor para revisar la mercancía), ahora solo a un 15%, pues desde el 2008 el Senae comenzó a utilizar sistema de rayos X para hacer aforo no intrusivo, que tarda de 8 a 10 minutos.

Sin embargo, desde el 2014 la mercadería que llega diariamente en contenedores al puerto hace frente a un nuevo proceso que se convierte en cuello de botella.

Se trata de los certificados de Reconocimiento o Conformidad que exige el Servicio Ecuatoriano de Normalización (Inen), documentación que los importadores deben presentar como soporte para las declaraciones aduaneras desde que entró en vigencia la Resolución 116 del Comité de Comercio Exterior (Comex).

Por un lado, Wladimir Coka, gerente de la firma WCA Operadores de Comercio Exterior, destaca que la disminución de papeles llegó casi a cero y la intercomunicación con otras instituciones del Estado hace que los tiempos de despacho se hayan disminuido en forma importante.

Pero Gabriela Uquillas, asesora aduanera de la Cámara de Comercio de Guayaquil lamenta que los trámites para obtener los certificados Inen le resten eficiencia a lo logrado por el Senae en beneficio para los comerciantes.

Se refiere a que “existen muchos requisitos, no hay una línea de criterios, hay subjetividad en el análisis, las observaciones no se ponen en un solo momento, todo eso representa un retraso de hasta un mes en algunos casos”.

Para sacar la mercadería del puerto, el importador debe contratar a una empresa privada que le ofrezca el servicio de agentes de aduana y que haga la declaración aduanera. Esto implica que el importador declare peso, cantidad, origen, tipo de mercancía y el Certificado de Reconocimiento que exige la Resolución 116 para unas 293 subpartidas.

Hasta el 2000, las declaraciones se hacían de manera manual, en el 2001 se implementó un mecanismo electrónico conocido como SICE para transmitir declaraciones aduaneras las 24 horas del día y en el 2012 el sistema Ecuapass lo sustituyó ofreciendo mayor agilidad.

Pero ese tiempo ganado se pierde cuando los importadores no logran reunir los requisitos que se demandan para obtener la Certificación, explica Pablo Torres, gerente de Torres & Torres Operadores de Comercio Exterior.

Sin ese documento, la mercadería no puede salir del puerto aunque haya pasado todos los controles. Cada día que la mercadería permanece en el puerto, representa un sobre costo de hasta USD 100 por almacenamiento.

“El problema es que los importadores no encuentran la entidad certificadora con las normas técnicas que se requieren”, indica Torres.

La solución para los comerciantes ha sido firmar convenios o compromisos de reducción de importaciones con el Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro) para que no se les exija ese certificado. Durante el 2014 se firmaron 935, según datos del Mipro.

La aplicación de la salvaguardia para 2 900 subpartidas también representará un reto para el comercio exterior en el puerto, refiere el Director distrital de Senae en Guayaquil. No solo que se reducirá la carga que ingrese en los próximos meses, sino que podría incrementarse la cantidad de intentos de defraudación, explica Rosales.

Temen que se den casos de falseo en la información declarada, para alterar la base imponible que se les va a cobrar y esta sea menor.

Pasos

Naviera

Al importar, los empresarios necesitan una empresa que haga el traslado desde el país de origen. Contratan a las navieras.

Espera

La mercadería se queda en depósitos temporales, la cual es custodiada mientras se hace la declaración aduanera.

Agentes

La mercadería que ingresa al país debe declararse al Servicio de Aduanas para pagar tributos. Esto lo hacen agentes.

Revisión

El Senae comienza la revisión de las declaraciones aduaneras de importación. En Guayaquil hay 220 operadores.

Control


El sistema de control de defraudaciones se realiza de forma aleatoria según el perfil de riesgo de los importadores.

Previo

Se hacen controles previos revisando de manera electrónica la información que dan las navieras a la Senae.

Durante

Si la mercadería ya llegó al país se pueden realizar controles de forma física o documental mediante el sistema Ecuapass.

Físico

El control o aforo físico se realiza abriendo el contenedor o también mediante máquinas de rayos X en minutos.

En contexto

El Servicio Nacional de Aduanas (Senae) cuenta con tres máquinas de origen chino para rayos X que se usan para hacer aforo no intrusivo. Una está en el puerto de Guayaquil, las otras dos están en El Oro. Una en puerto Bolívar y otra en Huaquillas.

Comercio 

En el Puerto de Guayaquil se mueve cerca del 80% del comercio exterior del país en el Sistema Portuario Nacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (6)