15 de diciembre de 2014 13:51

Trabajadores y delegados del Gobierno buscan acuerdo tras accidente en el Coca Codo Sinclair

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 23
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Mónica Orozco

Un grupo de trabajadores del proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair mantiene una reunión con delegados del Gobierno y de la empresa a cargo de la obra, en uno de los campamentos, ubicado entre Napo y Sucumbíos, dentro del proyecto, con el fin de llegar a un acuerdo laboral para mejorar las condiciones de trabajo.

Las autoridades confirmaron hoy, lunes 15 de diciembre del 2014, que las obras en el proyecto continúan, excepto en el área del incidente.

El supuesto derrumbe de un pozo que ocasionó la muerte de 13 personas, según información oficial, dentro del túnel del proyecto, lo cual generó la indignación de los trabajadores de la obra.

La noche de ayer, 14 de diciembre del 2014, se reunieron y denunciaron ante la prensa maltratos, falta de condiciones y elementos de seguridad para desarrollar su trabajo, un mal servicio de alimentación e inestabilidad laboral.

"Nos tienen tres meses y nos mandan", dijo uno de ellos, añadiendo que los trabajadores fueron advertidos que serán despedidos si dan declaraciones.

"Las mascarillas que dan, por el nivel de contaminación que hay dentro (del túnel) se dañan rápido. No hay ventilación", dijo Eduardo V.

Las mismas denuncias se repitieron hoy en una reunión que, desde las 07:00, mantuvieron con delegados de la empresa en el Coliseo dentro del proyecto. En ella pidieron la renuncia de los gerentes de Talento Humano y Seguridad Industrial.

El incidente, que ocasionó 13 muertos la noche del sábado, dejó dudas y temor entre los trabajadores. "Hace tres días gerentes asiáticos ya sabían que había filtraciones inusuales en el túnel", comentó un obrero. Sin embargo, las obras no pararon, enfatizó.

Cerca de las 08:30, los reclamos caldearon los ánimos entre obreros y funcionarios. Marcelo Reinoso, subgerente administrativo de la empresa, habría increpado a los trabajadores y les habría advertido que si no les gusta el trabajo, que se vayan.

Eso molestó a los obreros, quienes habrían retenido a Reinoso, según comentó uno de los obreros, vía celular, y quien proporcionó fotos del incidente.

Un piquete de militares llegó a la zona, pero no hubo enfrentamientos.

Tras unos breves minutos de tensión, volvió la calma entre los obreros, quienes accedieron a delegar a un grupo de trabajadores para reanudar el dialogar.

Hasta el mediodía de hoy, unos trabajadores se encontraban en sus campamentos, otros en sus labores y unos más almorzando en el comedor, pero todos a la espera de los resultados de la reunión.

Las autoridades confirmaron que el sitio donde se registró el accidente está paralizado. En el resto de áreas, que incluye casa de máquina, se trabaja normalmente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)