1 de mayo del 2015 00:00

42 de cada 1 000 trabajadores en el país sufren accidentes laborales

Enfermedades laborales

Luis Vásquez muestra el funcionamiento del sistema de control que desarrolló la Dirección de Riesgos del Trabajo del IESS. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 8
Contento 2
Arturo Torres
Editor (I) 
atorres@elcomercio.com

Yomaira Carcelén tiene 30 años y está desempleada. Una lesión en el túnel carpiano de sus dos brazos, que le diagnosticaron en noviembre del 2013, le dejó graves secuelas.

Se percató de que algo andaba mal cuando empezó a sentir que sus manos se le amortiguaban, luego le sobrevino un insoportable dolor en los brazos. “Perdí completamente la fuerza, no podía cargar objetos pesados ni marcar a mi pequeño hijo de 11 meses. Como no podía trabajar fui a la Dirección de Riesgos del Trabajo del IESS”.

Luego de varios exámenes, en la entidad confirmaron que sufría una enfermedad causada por su actividad laboral, relacionada con los movimientos repetitivos que realizó por más de seis años como empacadora en una empresa de alimentos.

Tras confirmar la enfermedad, en la Dirección de Riesgos del Trabajo le dieron reposo para su recuperación durante 315 días, hasta el 30 de septiembre del 2014. En ese lapso le cubrieron el 75% de su salario, en los primeros 70 días, y el 66% el tiempo restante.

Su caso no es aislado. En el 2014 la Dirección de Riesgos del Trabajo registró 447 enfermedades, y en lo que va de este año se reportan 121. A escala nacional se enferman cinco de cada
1 000 trabajadores
.

Las dolencias más frecuentes son la hernia de disco, la tendinitis, lumbalgia, síndrome del túnel carpiano, leucemia mieloide, asma profesional, según el director de esta entidad, Luis Vásquez. “Cuando las enfermedades ocupacionales se diagnostican, el 40% son crónicas, es decir incurables”.

Pero las cifras más preocupantes tienen que ver con los accidentes laborales. Mientras en 2014 se reportaron
19 299 percances de trabajo, en lo que va del 2015 llegan a 6 487.

En promedio, 42 de cada 1 000 trabajadores se accidentan. Cada año, en el mundo más de 313 millones de trabajadores sufren accidentes del trabajo y enfermedades profesionales no mortales, lo que equivale a 860 000 víctimas al día, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Cada día, 6 400 personas fallecen debido a un accidente del trabajo o a una enfermedad profesional, y las muertes por esta causa ascienden a 2,3 millones anuales. “Sin duda, los accidentes del trabajo y las enfermedades profesionales son una de las principales cargas para los sistemas de salud en el mundo”.

Vicente Aguirre, de 46 años, se accidentó en junio del 2011, mientras cargaba una caja con vidrios para su empresa. Sufrió una lesión de tibia y peroné en la pierna izquierda, por lo cual en la Dirección de Riesgos del Trabajo le dieron un reposo de 370 días, para que pudiera recuperarse. Cuando intentó volver a trabajar la compañía prefirió no ocuparlo: lo liquidó pagándole USD 2 600, en vista de que tenía problemas para movilizarse en su anterior puesto de estibador. Entonces pasó al desempleo

Su situación empeoró hace tres meses cuando sufrió una caída y se rompió el fémur de la pierna izquierda. Hoy se desplaza con muletas y la mayor parte del tiempo permanece encerrado en su humilde morada de dos cuartos en Chiriyacu bajo, al sur de Quito. Vive solo y no percibe ningún ingreso. Cuenta los días, las horas, para recuperarse de sus lesiones. Vive prácticamente en la indigencia. “No tengo para pagar el arriendo, mi hermana me ayuda para la comida cuando puede, quiero recuperarme pronto para emplearme en cualquier cosa”.

El control de las empresas

Marco Zambrano, quien es psicólogo industrial y trabaja en la Dirección de Riesgos a cargo de los subsidios, sostiene que las empresas deben priorizar la salud preventiva, rotando el personal, haciendo pausas activas, gimnasia, disminuyendo las jornadas laborales que son repetitivas.

Precisamente para mejorar el monitoreo de los accidentes y las enfermedades laborales, la Dirección de Riesgos del IESS realizó el primer diagnóstico de las condiciones de salud y seguridad empresarial. Se trata de un análisis minucioso que audita en tiempo real el cumplimiento de las empresas en estos campos.

Hasta el momento, con un sistema informático en línea, se auditaron 16 121 compañías. De este universo el 37,3% reportaron cumplir con las normas de seguridad y salud, señala Vásquez, quien agrega que el índice mínimo de cumplimiento debe ser del 80%. De las empresas con más de 50 trabajadores, cerca del 69% (6 098) se han autoauditado.

Esta herramienta de monitoreo permite tener un mapa por cada sector productivo. Las empresas que más reportaron en el 2014 fueron: servicios sociales comunales (4 626 accidentes), la industria manufacturera (4 133) y el comercio al por mayor y menor, hoteles y restaurantes (2 777). Mientras que la industria manufacturera reportó 187 enfermedades laborales, seguida por los servicios sociales comunales y de minas y canteras.

En estos casos también se toman en cuenta los subregistros pues no todos los sectores reportan. Especialmente el de la construcción, que es considerado el de mayor riesgo, junto a la minería y la agroindustria.

Para apuntalar el sistema en el sector público, la Dirección mantiene convenios con 14 entidades, entre ellas el Ministerio de Relaciones Laborales.

Precisamente, este Ministerio quiere asumir la rectoría sobre la seguridad y salud del trabajo, a partir de la reciente aprobación de la Ley de Justicia Laboral. Específicamente el artículo 52 le faculta al Ministerio dirigir estas políticas.

El diseño del esquema está a cargo del Departamento de Seguridad y Salud, bajo la coordinación de Jaime Toledo y Juan Pablo Piedra.

Un eje transversal -dice Toledo- será el levantamiento de información confiable, a través de la primera encuesta de seguridad y salud laboral, para lo cual han tenido conversaciones con universidades de Alemania y España.

“Debemos trabajar en estrecho vínculo con la academia, en el país no hay herramientas adecuadas, necesitamos generar información para tomar decisiones, políticas públicas que tengan un impacto nacional”, sostiene Piedra.

En contexto


La falta de políticas preventivas de enfermedades y accidentes es una constante. La Dirección de Riesgos del Trabajo del IESS montó un sistema para monitorear el cumplimiento de las normas de seguridad y salud. El Ministerio de lo Laboral llevará a cabo una encuesta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)