7 de February de 2010 00:00

Tocar música nacional se puso de moda

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Siete Días

En la escena musical ecuatoriana, muchas han sido las bandas o solistas que  han decidido recientemente tomar la música nacional, como el sanjuanito o los pasillos, y fusionarlos con diferentes géneros, como el rock, el jazz, el hip hop, el funk, evolucionando en nuevos géneros que tienen autonomía por sí mismos.

Esta  fiebre de la música fusión se ha extendido,   invadido y modificado los proyectos  de solistas y bandas dedicados a hacer otros géneros musicales. Múltiples conciertos y lanzamientos de discos de música fusión  están a la orden del día en las agendas de los artistas.  

Bandas como  Tercer Mundo y los Chaucha Kings  han empezado a incursionar en el género de la música fusión y solistas como Juan Fernando Velasco, quien también ha adoptado esta tendencia, ha fusionado  los pasillos con su estilo de música habitual. Velasco siempre coqueteó con al menos un pasillo en sus otros discos, pero recién hizo un disco completo de este género.

La propuesta de  La Grupa es algo distinta, primero porque surgió hace 12   años, mucho antes de este ‘boom’. Ellos fusionaron el rock clásico, funk y jazz con el  sanjuanito, yaraví, albazo, pasillo y marimba.  Letras de fuerte contenido social y la mezcla con la poética popular la convirtieron en una banda innovadora.

De la boca  del músico

Christian Mejía, integrante de La Grupa,  cuenta que su grupo ha dado un sonido más moderno a la música nacional. “Le hemos dado  una estética diferente. En lugar de tocar  música llorona con  requintos y guitarras, lo hacemos con instrumentos modernos como  guitarra eléctrica, batería, bajo, teclado, acordeón, marimba esmeraldeña, es decir,  se ha jugado con los timbres de la música para poder darle un sonido más contemporáneo que pueda llegar de una forma más lógica, porque esas son las referencias que tienen los jóvenes hoy en día”,  dice.

“Hemos  investigado, profundizado y conocido más a fondo nuestra música, sumando conocimientos de la música moderna para poder dar con un sonido propicio para que sea escuchada por los jóvenes de ahora”,  agrega.

De la artista

Lola Guevara, ex   integrante de el dúo  Las Lolas (pop), cree que esta tendencia de fusionar la  música nacional con otros  sonidos y ritmos “es una buena manera de mantener viva nuestra cultura, el  folclor  y nuestras raíces”, dice.

Cree que Juan Fernando Velasco, los Chaucha Kings y La Grupa, han hecho un aporte muy grande. Son buenas  referencias de la música fusión latinoamericana y ecuatoriana.

“Basándome en lo que he visto, creo que todos ellos tienen gran acogida.  Respeto mucho el trabajo que ellos hacen”, cuenta.

Del ojo del crítico

Por su parte, Diego Oquendo Sánchez, periodista de Radio Visión y conocedor del tema musical,  cree que la fusión no es ninguna novedad. “Creo que es una necesidad. La única manera de proyectarnos a través de la música es conociendo, reconociendo y metabolizando nuestras expresiones musicales vernáculas.  Sin embargo, debo anotar que poner una guitarra eléctrica a un pasillo o llevarle a otro ritmo a un sanjuanito no alcanza para llegar a una fusión inteligente, consistente, propositiva”, cuenta.

“Me parece que la mayoría lo que ha hecho es combinar ingredientes y la música -aunque se parezca mucho a la comida- no se prepara mezclando instrumentos o melodías. Quizá sea una cuestión de tiempo el asimilar las corrientes musicales vernáculas contemporáneas, internas, como para llegar a un auténtica fusión”, dice.

Y agrega que “la fusión es un proceso muy complejo al que se llega después de mucho trabajo. El trabajo debe ser más profundo, más responsable, más elaborado. La fusión es algo con lo que todos se llenan la boca.  Es más fácil pronunciar fusión que lograr fusión”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)