15 de February de 2010 00:00

La tierra colorada se volvió azul

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Santo Domingo

Un centenar de   integrantes de la barra  Boca del Pozo de Emelec paralizó   ayer la avenida Quito, en Santo Domingo.  Ellos recorrieron un tramo de alrededor de 1 kilómetro hasta llegar al estadio Olímpico  Tsáchila.

Los hinchas vestían el color azul eléctrico de su equipo. Llevaron banderas, gorros, pitos y pancartas.  Al grito del estribillo  “ la  Boca te va alentar...” paralizaron el tráfico y llamaron la atención de los habitantes de Santo Domingo, que no están a acostumbrados a ver  este tipo de actividades.

Emelec se enfrentó ayer a las 14:00 a Espoli. Este último,  club de la Policía Nacional,  jugará este año  el campeonato     como local de Santo Domingo.

Sin dejar de cantar, la barra Boca del Pozo llegó hasta el Parque de la Juventud, en las afueras del estadio Olímpico Tsáchila.

En una de las veredas, César Yuquilema, un riobambeño de 35 años, no dejaba de vender camisetas de  Emelec a USD 5 y gorros a USD 3. Yuquilema realizó esta misma actividad el pasado 24 de enero, cuando Espoli se enfrentó a Barcelona, en un amistoso.

En esa ocasión, Yuquilema vendió camisetas amarillas. “En cualquier estadio que se juegue fútbol,  ahí estoy yo. Pero los equipos grandes dan muchas más rentas”, dijo el comerciante informal.

Cuando se le consultó por qué no expendía las prendas deportivas del equipo policial  contestó:    “Hacer camisetas del Espoli es para quedarse con el material todo el año, todavía no tienen hinchada en Santo Domingo”.

En las afueras del estadio estuvo Tony Zambrano, un afroecuatoriano de 35 años. Él llegó a Santo Domingo desde el sector de  la Perimetral, en Guayaquil.

Zambrano comercializó las entradas a general a USD 6 y las tribunas a USD 11 y 12. “Esta es la fuente de trabajo y hay que ganarse la plata como sea”, dijo.

Zambrano hizo notar que hubo mayor movimiento cuando el Espoli se enfrentó en un amistoso con el Barcelona.  “ El equipo amarillo da más plata a los otros equipos”,  insistió el vendedor.

Entre tanto,   en los alrededores del escenario deportivo estuvo un grupo de jóvenes de entre 16 y 19 años. Ellos expendieron 100 camisetas  rojo y verde. Cada una costó USD 5 .

“Estos colores son los alternos del Espoli y nosotros no lo hacemos por el dinero, sino por apoyar al equipo que juega como local”, dijeron Hólger Moreira, Carlos Flores, Gerardo Martínez  e Isaac Avecilla, seguidores del club.

En los exteriores de Estadio de esta ciudad se apostaron siete jinetes con sus respectivos caballos. El policía Édison Torres mencionó que pertenecen a la  Unidad de Remonta  de Tambillo.

A ese equipo de seguridad se sumaron seis perros del Centro de Adiestramiento Canino de Quito.

Según el  Comandante de Policía de esta provincia, Pablo Santos,  en los operativos de seguridad participaron 10 oficiales, tres jefes, ocho oficiales  y 150 policías.

Santos dijo  que para el encuentro de ayer, la organización imprimió 7 200 generales,  1 600 tribunas y  1600 preferencias. El costo de fue de USD 10, 7 y 5, respectivamente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)