2 de noviembre de 2017 18:34

Theresa May critica las colonias israelíes durante la visita de Netanyahu

May y Netanyahu, el primer ministro israelí, asistieron a una cena para celebrar la Declaración Balfour de 1917, una carta en la que el gobierno británico consideraba “favorablemente la creación en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

May y Netanyahu, el primer ministro israelí, asistieron a una cena para celebrar la Declaración Balfour de 1917, una carta en la que el gobierno británico consideraba “favorablemente la creación en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia AFP

La primera ministra británica, Theresa May, pidió este jueves 2 de noviembre de 2017 a Benjamin Netanyahu que Israel ponga fin a los asentamientos ilegales para lograr la paz, en una ceremonia por el centenario de la declaración británica que ayudó a la fundación de Estado hebreo.

May y Netanyahu, el primer ministro israelí, asistieron a una cena para celebrar la Declaración Balfour de 1917, una carta en la que el gobierno británico consideraba “favorablemente la creación en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

En un discurso durante el acto, May dijo que Reino Unido seguía comprometido con la solución de dos Estados, con un Estado palestino viable. “Se necesitarán compromisos de ambas partes si queremos tener una oportunidad realista de conseguir este objetivo, incluyendo el fin de los nuevos asentamientos, y un fin de las incitaciones palestinas también”, dijo.

Los dos jefes de gobierno habían mantenido durante la jornada una reunión durante la jornada en el número 10 de Downing Street en la que Netanyahu aseguró que “Israel está comprometido con la paz, estoy comprometido con la paz”.

El primer ministro israelí llamó sin embargo a los palestinos a “aceptar la Declaración Balfour, el Estado judío”. “Cuando lo hagan, el camino hacia la paz será infinitamente más corto”, consideró.

Los israelíes consideran esa Declaración Balfour como un acto previo a la creación de su Estado, en 1948. Para los palestinos, el documento marcó sin embargo el inicio de una “catástrofe” y denuncian que obligó a cientos de miles a huir o a abandonar sus hogares.

En varias ciudades palestinas hubo protestas contra este aniversario. En la ciudad cisjordana de Nablus se quemaron efigies de May y, en Hebrón, unos manifestantes prendieron llamas a una bandera británica.

May dijo que “absolutamente para nada” se disculparía por la Declaración Balfour y aseguró ante los asistentes a la cena: “Estamos orgullosos de nuestro papel pionero en la creación del Estado de Israel”.

Pero también señaló que una de las advertencias clave de la histórica carta, el hecho de que los derechos de las comunidades no judías debían protegerse, no se ha alcanzado. “Por desgracia, Balfour es una cuestión inconclusa y su visión fundamental de una coexistencia pacífica aún no se logró”, apuntó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)