19 de junio de 2017 11:02

Testimonio de una sobreviviente del incendio en Londres: 'Dejé que el baño se inundara y salvé a mi familia'

En medio del pánico en la Torre Grenfell, Natasha Elcock tuvo una idea que protegió a su hija hasta que llegaron los rescatistas. A la derecha una foto del 14 de junio de la Torre Grenfell, cuando los bomberos de Londres trataban de apagar el incendio que

En medio del pánico en la Torre Grenfell, Natasha Elcock tuvo una idea que protegió a su hija hasta que llegaron los rescatistas. A la derecha una foto del 14 de junio de la Torre Grenfell, cuando los bomberos de Londres trataban de apagar el incendio que hasta este 19 de junio del 2017 deja 79 fallecidos. Foto: AFP / Infobae

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Infobae - Red de Noticias Albavisión

Habían pasado 90 minutos desde que los bomberos instruyeron para que se quedaran en su departamento, en el piso 11 de la Torre Grenfell el 14 de junio, cuando Natasha Elcock, su novio y su hija de seis años recibieron aquella llamada.

"Los bomberos nos ordenaron que saliéramos ya", le contó al diario británico The Sun esta británica de 39 años que sobrevivió al incendio iniciado la madrugada del miércoles (14 de junio del 2017) en un bloque de viviendas sociales del noroeste de Londres, y que dejó hasta el momento 79 muertos confirmados, decenas hospitalizados y otros tantos desaparecidos.

"Tratamos de abrir la puerta pero no pudimos, porque estaba demasiado caliente. Ardía", recordó la mujer, empleada de unos grandes almacenes y quien llevaba 20 años viviendo en el edificio. Así, al verse atrapada en un inmueble que estaba siendo inevitablemente devorado por las llamas, tuvo una idea.

"Dejé que el baño se inundara y que el agua invadiera el apartamento, y así se salvó mi familia". La pareja sentó a la niña en el suelo mojado y corrió a la habitación con la temperatura más baja. "La puerta estaba cediendo, las ventanas resquebrajándose. Era aterrador", recordó.

Los bomberos los rescataron pasadas las tres de la mañana, dos horas después de haber recibido el primer aviso por incendio.

Tras pasar en el hospital por todo el humo que inhaló, Christos Fairbairn se lamenta que lo perdió todo. Foto: Infobae

Tras pasar en el hospital por todo el humo que inhaló, Christos Fairbairn se lamenta que lo perdió todo. Foto: Infobae


Una suerte similar corrió Christos Fairbairn, un hombre de 41 años, inquilino del piso 15 desde hacía dos años. Estaba viendo la televisión cuando, hacia las 0:45 de la madrugada, alguien golpeó su puerta con fuerza.

"Luego oí más ruidos provenientes de afuera y sonó la alarma (sistema contraincencios). Y fue cuando vi entrar humo en mi apartamento cuando me di cuenta que había un incendio", contó a la BBC.

Ante eso, llamó a los bomberos, que le pidieron que se envolviera en una toalla húmeda y que saliera del bloque. "Pero abrí la puerta y el humo era tan denso que no pude", recordó.

"Empecé a entrar en pánico. Me asomé a la ventana varias veces y grité que estaba atrapado y que necesitaba ayuda", prosiguió. "Fue entonces cuando me di cuenta que si no salía, iba a morir allí mismo".

Así que se armó de valor y corrió a través de la negra y densa humareda. "No podía respirar, pero seguí". En su huida, algo le hizo retrasarse. "Tropecé con los cuerpos. En uno de los pisos llegué a caer, y cuando miré atrás distinguí la cara de un hombre muerto".

Cuando llegó al tercer piso se desmayó y fue cuando lo encontró un rescatista. Tras pasar en el hospital por todo el humo que inhaló, se lamenta que lo perdió todo. "No me queda nada, ni tengo dónde vivir. Pero no puedo creer que siga con vida".

Una campaña en Gofundme recauda donaciones para Shekeb Neda y su madre que están en el hospital. Foto Gofundme.com

Una campaña en Gofundme recauda donaciones para Shekeb Neda y su madre que están en el hospital. Foto Gofundme.com


Shekeb Neda, de 24 años e hijo de padres afganos, también lo perdió todo en el incendio. Mohammed Neda su padre de 57 años, desapareció desde que lo vio por última vez en su apartamento de la Torre Grenfell el miércoles.

Pero este ingeniero mecánico recién graduado pudo salvar su vida y la de su madre, Flora Neda, quien sufre discapacidad por distrofia muscular y se había desmayado. "Sabía que tenían que salir de allí rápido, así que le agarró los brazos, se rodeó con ellos el cuello y la cargó en la espalda, bajando así los 24 pisos", le contó su tío Aref al diario The Sun.

Ambos siguen recuperándose en el hospital.

Mientras se investiga las posibles causas del incendio, los bomberos siguen trabajando en el edificio, una labor que puede llevar semanas, hasta meses.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (3)