14 de agosto de 2015 16:13

Testimonio de Manuela Picq: ‘Me trataron como criminal solo por caminar en las calles’

Manuela Picq

La periodista franco-brasileña Manuela Picq fue detenida el 13 de agosto durante las protestas en contra del Régimen en el Centro Histórico de Quito. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 910
Triste 14
Indiferente 25
Sorprendido 10
Contento 2461
Diego Bravo

La Cancillería de Ecuador canceló este viernes 14 de agosto del 2015 la visa de no inmigrante con la cual la periodista franco-brasileña Manuela Picq residía en Quito. Lo hizo después de que la también profesora de la Universidad San Francisco fuera detenida el 13 de agosto, durante las protestas de indígenas, trabajadores, jubilados, médicos y ciudadanos que se realizaron en contra del Régimen del presidente Rafael Correa en el Centro Histórico de la capital.

Testimonio de la periodista y profesora franco-brasileña Manuela Picq, residente en Ecuador.


Picq, pareja de Carlos Pérez Guartambel (presidente de la Ecuarunari), se encontraba la tarde de este viernes 14 en las unidades judiciales de garantías penales, contravenciones y menores infractores, en la avenida 6 de Diciembre y Roca (norte de Quito), a la espera de una audiencia judicial por ‘permanencia irregular’ en el país. A la hora del almuerzo, EL COMERCIO logró dialogar con ella.

“Todo fue muy rápido en los momentos que me fui con los policías durante las manifestaciones, pues me han llevado de un sitio a otro. Desde las 09:00 de la mañana de hoy pasé de una delegación a otra. En cambio, anoche estuve en tres hospitales, en el Ministerio del Interior y me he movido permanentemente tras lo ocurrido.

Me dijeron que me deportan del país. Sé que intentan hacer el trámite lo más rápido posible para que permanezca el menor tiempo posible en Ecuador. Me deportan en la noche este no es un tema jurídico, sino político. Ahora solo me toca esperar.

Si se concreta mi salida del país, lo primero que haré en Brasil es buscar a mis abogados y analizar a nivel político lo que pasará conmigo, pero habrá una reacción segura.

Mi visa caduca el 28 de este mes y es anual, que se renueva cada año. Es un documento totalmente legal, vigente que fue cancelado de forma arbitraria y abrupta esta mañana. Ayer, yo no estuve ilegal y me arrestaron sin ninguna razón, nunca me detuvieron con motivos. Fue arbitrario, los policías nunca me dijeron que me estaban deteniendo, solo separando... No obstante, yo estuve de facto como secuestrada y con custodia permanente.

En lo humano, lo que siento es una mezcla de varias cosas. Primero nos pegaron muy duro a Carlos (Pérez) y a mí en la calle. Me dieron un toletazo en la cara; perdí la visión del ojo izquierdo por varias horas ayer noche, por suerte estoy bien. Me golpearon duro, me trataron como criminal solo por caminar en las calles. Carlos también está mal y no he logrado verlo hasta ahora… Además, de todo el proceso de criminalización y secuestro mío, hubo una separación. No sé cómo está Carlos, no lo he visto, él tampoco sabe cómo estoy…

Esto es una presión a todos los niveles. Es censura, es intimidación…

Mi familia sabe lo que pasa y está pendiente de mi caso. Mi mamá se comunica de forma permanente con la Embajada de Brasil en Quito. En la India están pendientes, lo mismo ocurre en EE.UU. y en la cadena Al Jazeera. Allá es de noche y luego se sabrá su reacción.

Apenas llegue al Brasil daré declaraciones y organizaré la resistencia desde allá. No sé si volveré pronto, pero organizaré una resistencia más estructural con este Gobierno. Con una deportación mía hace mucho más obvia su ilegitimidad y la violencia en temas de censura y criminalización a la oposición política, intelectual y social”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (222)
No (563)