7 de julio de 2016 13:57

Testigo que llegó de Venezuela revela más detalles del ataque a una farmacia en Guayaquil

En la Corte Nacional de Justicia se debía iniciar hoy (19 de febrero del 2016) la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio por la muerte de Amanda Suárez en 1992. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

En la Corte Nacional de Justicia, a través de video conferencia, el testigo protegido del caso González dio su versión. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 21
Contento 0
Sara Ortiz

El testigo protegido en el caso 'González y otros', Erwin Vivar, entregó nueva información del asalto a una farmacia de Guayaquil, ocurrido el 19 de noviembre del 2003. Ese día, la Policía realizó un operativo para frustrar el hecho. Ocho personas murieron y cuatro fueron declaradas como desaparecidas.

Vivar estaba en esa lista. Fue localizado el año pasado por la Fiscalía y la mañana de este jueves 7 de julio rindió su testimonio anticipado en la Corte Nacional de Justicia, a través de vídeo conferencia por seguridad, ya que se trata del único sobreviviente, hasta el momento, del operativo en la farmacia.

El testigo aceptó que formó parte de la banda que asaltó el local. Dijo que se relacionó con la organización delictiva a través de Jhonny Gómez y César Mata, quienes siguen desaparecidos, y que le ofrecieron USD 10 000 por el 'trabajo'. Su participación era como conductor.

Vivar afirmó que se realizaron 10 reuniones para planificar el asalto y que en estas citas participaron Erick Salinas y Sergio Gaibor, policías que ahora son procesados por un supuesto plagio y desaparición de las cuatro personas. Este dato fue conocido por primera vez tanto para la Fiscalía y los abogados de los procesados.

Para Vivar, Salinas era parte de los líderes de la banda pues "daba órdenes". También dijo que el día del asalto, la Policía llegó cinco minutos después del robo, allí se encontraban Salinas y Gaibor. Narró cómo un hombre vestido de civil lo arrestó y subió a la cajuela de un vehículo color concho de vino en donde recibió una primera descarga eléctrica.

El testigo relató que fue torturado durante unos ocho días junto a Gómez, hasta que finalmente en la parte final de su cautiverio lo arrojaron, junto a su amigo, al Estero, en Guayaquil, y dispararon al agua.

Él logró sobrevivir y viajó indocumentado a Venezuela. Allí estuvo casi 13 años sin contactarse con su esposa y su hijo, quienes lo buscaban en Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (3)