31 de diciembre de 2015 10:45

El testamento de Quito: ¡A Mauri, el ‘melloquito’!

El testamento 2015 del Diario Últimas Noticias fue para el alcalde Mauricio Rodas. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El testamento 2015 del Diario Últimas Noticias fue para el alcalde Mauricio Rodas. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 66
Triste 2
Indiferente 11
Sorprendido 1
Contento 35
Por: Don Correcto
Tomado de:
Diario Últimas Noticias

Venga otro notario, muere otro viejito; deja buena herencia al Alcalde de Quito.  2015 se ha ido rapidito, en estos tiempos de revolución pelucona.  Van estos versos llenos de silicona, por la Carita de Diosito.

Dedico al Mauri mi testamento, olé, mi ‘melloquito’ querido.
A mi alcalde preferido; para el Metro le aporto un calé.

Y también a mi María Fernanda Pacheco, la bella del Patronato,
le dejo teletones y mi enorme chaleco, pues tiene trabajo para rato.

A mi reinita, la Angie Vergara, le lego una fundación robusta,
y buenos memes para que saque la cara, es que su carro viejo me gusta.

Mis sesudas reflexiones son para todos los llorones,
por los gases de don Serrano contra el pobre Estado llano.

El ‘Coto’ estuvo a punto de reventar y a todos nos puso a temblar.
Y el Zapata nos dio conferencias  para mover las conciencias.

Total, se quedó dormido el coloso, y guardados quedaron en un foso, los albergues, los botiquines y todas las herramientas afines.

Quedamos, eso sí, instaladas las alarmas,  y bien puestas las antenas. hasta en las faldas del Ungüí.

Mauri no ha tenido descanso, pese a que parece un manso,
en la Shyris dijo que ‘no se ahueva’, y aquí nadie se mueva.

Y bailó con Mashi,  ¡qué emoción! tras la firma del Metro.
Es que con las obras  se logra el cetro,
más que estando en la oposición.

Me gustó el novelón del ‘guagua’,  el Antonio y la concejala.
Al Cabildo del Mauri le dijo adiós pero no fue a la cárcel, ni un día ni dos.

Este año he vivido en la lona con manifestaciones por doquier,
que me han dolido en mi ser y por poco voy a la chirona.

Han llovido las enmiendas: al diablo la Constitución,
y siguen más remiendas hasta quedarme sin calzón.


Tricicleros, vendedores informales, aquellas trabajadoras de los hostales, reclaman garantías con derecho, aunque a mí me dé despecho.

Pero no todo ha sido un albur: hay maravillas de valor profundo.
Vayan, por favor, a la Mitad del Mundo y gocen con el edificio de Unasur.

Quito es la primicia de la cultura. 
Espejo fue su precursor, con la libertad, qué lindura, el sueño del Ecuador.

En el sitio más tradicional, algunas críticas han surgido.
Por eso a Diosito le pido, que hagan al Centro peatonal.

En enero comenzarán los bloqueos, para construir el huecarón.
Que no haya quejosos son mis deseos.
Por Santa Marianita, ¡colaboremos!

¡Qué pasa con los taxis noveleros, piratas y lechuceros!
Pronto serán mayoría, y no se notan mejorías.

Te oigo, Mauri, pamplinas, en las cadenas citadinas.
Está bien eso de hablar pero no es mejor que trabajar.

Quito dejó de ser conventual,  por todo lado los árboles son letrinas.
Sin embargo, los colibríes trinan para que no huelan tan mal.

La movilidad es un acierto, ya no veo el pico y placa, ni apretujones, y tampoco trancones,
es que parece que estoy tuerto.

20 años cumplió el trole. Felicitaciones a los creadores. 
Que el Metro no le sobe y que no se suban los ladrones.

Todos los días hay accidentes, ¡qué pasa, hijos de mi alma!
Les dejo un quintal de calma pa’ que manejen más prudentes.

¿Y qué me dicen de la seguridad? 
Hasta aquí va bien el Juan Zapata. Siga mejorando por piedad.
Para no poner una fe de erratas.

Bien por el paso de Carapungo, a todos les dejo mi shungo.
Por favor que tomen conciencia, y los choferes tengan paciencia.

Que Mauri no se olvide del bacheo, Quito se parece ya a un volcán.
Las callecitas se ven bien feo, y el Lucho Trancón se queja más.

Que lindos los nuevos  policías,  con sus pitos y uniformes.
Que se entrenen más, mis chullas, para estar todos conformes.

A los chagras extranjeros en todas partes les veo.
Les doy y les pido respeto, para estar todos contentos.

Al querido Últimas Noticias que este año ha estado pilas:
felicidades, éxitos, ¡albricias! que el resto siga haciendo fila.

Y a toda la muchachada, que siga gritando ¡Viva Quito!
Yo muero y así me despido, me está cayendo una helada.

A los chullas, un quintal de mellocos, y mi querencia total,
que amen a las chullas como locos,  
porque Quito es monumental.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (12)