3 de febrero de 2015 13:59

Los terroristas del Estado Islámico quemaron vivo al rehén jordano

Muaz Kasasbeh

Un grupo de mujeres sostiene una fotografía del piloto Muaz Kasasbeh, secuestrado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en diciembre del 2014. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
Beirut

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) quemó vivo al piloto jordano Muaz Kasasbeh que capturó en diciembre pasado en Siria, según un video publicado hoy, martes 3 de febrero de 2015, por los extremistas en Internet.

En la grabación, de 22 minutos y 34 segundos de duración y cuya autenticidad no pudo ser verificada, aparece Kasasbeh caminando por una zona en ruinas con edificios derruidos, donde le espera una fila de extremistas enmascarados.

Acto seguido, se ve al piloto en el interior de una jaula, con imágenes intercaladas de víctimas de supuestos bombardeos de la aviación de la coalición internacional que encabeza EE.UU. contra el EI, y en la que participa Jordania.

Uno de los enmascarados porta un antorcha que otro yihadista enciende y acerca a una mecha, que se extiende desde el exterior de la jaula hacia su interior.

Rápidamente la llama se expande y alcanza al piloto, que es quemado vivo.

La ejecución de Kasasbeh se muestra en el tramo final del video, que empieza con imágenes del rey Abdalá de Jordania y una crítica de los extremistas a la política exterior del reino hachemí y su participación en la coalición internacional contra el EI.

Antes de la secuencia de su asesinato, Kasasbeh aparece hablando a la cámara delante de un fondo oscuro y da detalles sobre la coalición y del día en que fue capturado, el pasado 24 de diciembre, cuando su avión, que pertenecía a esa alianza, se estrelló en la provincia siria de Al Raqa, bastión del EI.

La publicación de este video se produce después de que el sábado fuera decapitado por los extremistas el periodista japonés Kenji Goto, que habían tomado como rehén.

El EI solicitó la excarcelación de la extremista iraquí Sayida al Rishawi, detenida y condenada a muerte en Jordania, a cambio de la liberación de Goto y de perdonarle la vida a Kasasbeh. Sin embargo, la excarcelación de la presa nunca se produjo.

El pasado jueves, las autoridades de Ammán habían solicitado una prueba de vida de Kasasbeh como condición para liberar a la convicta Rishawi.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)