9 de febrero de 2018 20:01

Tensión en la frontera colombo-venezolana por nuevos controles de acceso

El puente Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta, estuvo anegado de venezolanos que buscaban cruzar la frontera y llegar a Colombia, este 9 de febrero del 2018. Foto: EFE

El puente Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta, estuvo anegado de venezolanos que buscaban cruzar la frontera y llegar a Colombia, este 9 de febrero del 2018. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 16
Triste 29
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 6
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Miles de venezolanos que intentan entrar a Colombia por el paso fronterizo de Cúcuta protagonizaron hoy 9 de febrero del 2018 momentos de tensión en el puente internacional Simón Bolívar donde comenzaron a regir nuevos controles de acceso.

La multitud, que desde tempranas horas espera bajo un sol inclemente que las autoridades colombianas revisen sus documentos, intentó saltarse las vallas metálicas, lo que obligó a la intervención policial.

Los uniformados que habitualmente supervisan el paso fronterizo junto con agentes de Migración Colombia recibieron el apoyo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía e incluso fueron movilizadas tanquetas para controlar la situación.

El viejo puente Simón Bolívar, que une San Antonio del Táchira con Cúcuta, está anegado de venezolanos que buscan salir de su país, algunos para comprar comida en Colombia y otros portan maletas de grandes dimensiones, síntoma de que se marchan definitivamente.

Una de las personas que han cruzado hoy es Mabel Revillas, una venezolana que explicó que tuvo que esperar cuatro horas para poder entrar a Colombia. "Habitualmente cruzo la frontera y hoy está mucho más complicado pasar", comentó la mujer, propietaria de una tienda de artesanías en Venezuela que pasa con frecuencia a Colombia en busca de alimentos.

Revillas explicó que "la situación está terrible" porque normalmente "no hay tanta congestión.

El control en la zona fronteriza entre Venezuela y Colombia fue reformado, tras un anuncio del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por la gran llegada de venezolanos a ese país. Foto: EFE

El control en la zona fronteriza entre Venezuela y Colombia fue reformado, tras un anuncio del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, por la gran llegada de venezolanos a ese país. Foto: EFE


Diariamente cruzan a Colombia por el puente unas 37 000 personas, pero el endurecimiento de los controles ha formado el taponamiento, para muchos insuperable, puesto que los pasaportes venezolanos cada vez son menos ante la escasez que se vive en ese país.

Entre las medidas que adoptó ayer, jueves 8 de febrero del 2018 el presidente Juan Manuel Santos está la suspensión de emisiones de Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), usadas por los ciudadanos de regiones de frontera para cruzar los límites nacionales.


En este sentido, Revillas comentó que algunos de los vecinos de la zona fronteriza que intentaron cruzar a Colombia con la TMF no pudieron hacerlo al tenerlo vencido.

Hasta la decisión que tomó ayer Santos, que también incluye el sellado obligatorio del pasaporte, el paso por ese punto limítrofe estaba muy supervisado, pero era frecuente que muchos de sus ciudadanos lo cruzaran sin mostrar ninguna identificación en ninguno de los dos lados.

Incidentes se han registrado en la frontera colombo-venezolana, por los reclamos de los ciudadanos de Venezuela que buscan salir de su país. Foto: EFE

Incidentes se han registrado en la frontera colombo-venezolana, por los reclamos de los ciudadanos de Venezuela que buscan salir de su país. Foto: EFE


El desorden en esta jornada es total, por lo que la frontera marcada con vallas en medio de un puente para vehículos que ningún automóvil puede cruzar desde hace dos años, está sobrepasada.

Por eso, las autoridades colombianas han tenido que montar un segundo perímetro para poder descongestionar el viejo puente, que a primera vista ofrece un aspecto vetusto y débil.

Muchos de quienes están tras las vallas del primer control, intentan pasarlo como pueden para acortar la espera en medio de la multitud bajo el duro sol.

Cuando finalmente consiguen pasar, les espera una legión de vendedores informales, muchos de los cuales ofrecen pasajes en autobús hasta Bogotá, la frontera con Ecuador, Guayaquil o Lima

Para muchos empieza otro largo peregrinaje hacia un futuro mejor. Otros, los que cruzan en busca de bienes de primera necesidad, tienen una primera posibilidad en las anegadas tiendas que surten a las zonas de frontera, rodeadas de casas de cambio sobrepasadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (63)
No (13)