16 de January de 2010 00:00

El templo tiene un nuevo tejido

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sierra Centro
ambato@elcomercio.com

Graciela Ulloa espera que la restauración del templo impulse el turismo en la parroquia. “Pasa es un pueblo con artesanos hábiles para el tejido. Quisiera que todo el pueblo sea declarado patrimonio ecuatoriano para conservar las casas de adobe”.

Carla Pérez, otra lugareña, menciona que la iglesia estaba deteriorada. “Cuando llovía tenía que buscar un lugar   lejos de las goteras para escuchar misa”.

La restauración estuvo a cargo de la Dirección de Patrimonio Cultural del Municipio de Ambato. Se invirtió en la tarea  USD 267  381.

A más de piedra pishilata, la iglesia de Pasa está hecha con cancagua y madera. Su arquitectura es ecléctica.  En el interior de la iglesia hay una piedra para bautizar a los niños. Hay tres ingresos para los feligreses.

Solo se abre los domingos para la misa y cuando se realizan matrimonios, confirmaciones  y otros actos religiosos. 

Patricia Buenaño, arquitecta que dirigió la obra, indica que las piedras grandes de la fachada y las anchas columnas son las características de esta iglesia.

La restauración  se inició en enero de 2009 y fue entregada en septiembre del mismo año. Pero recién fue reinaugurada  a fines del año pasado.

Alrededor de 50 personas, entre albañiles, cerrajeros, carpinteros, picapedreros y  electricistas fueron contratados. “Los expertos en trabajar la piedra fueron  los  más difíciles  de conseguir”, dice Buenaño.

Los trabajos se realizaron por etapas.  En un inicio, en el contrato se estableció restaurar  la estructura del templo y construir una cúpula, que no había.

Pero en las inspecciones se observó que la humedad afectaba a los muros construidos de  piedra que tienen  40 cm de ancho. 

Por ello, en la primera etapa se realizaron  la limpieza e  impermeabilización de las piedras. Buenaño comenta que se encontraron piedras que estaban cubiertas con pintura de esmalte. Otras tenían musgo y otras perforaciones por la humedad.

También se consolidó la estructura, se recuperó  la fachada y las puertas y ventanas. El 70% de madera del templo se conservó a través de la restauración. Solo el  30% de material es nuevo.

En las paredes laterales exteriores  se reemplazaron las partes de ladrillo.  Ahí se construyó unas cruces en piedra. Según la arquitecta Buenaño, allí podría colocarse vidrio catedral para decorar mejor el templo.

También se rehabilitó el entorno inmediato. El atrio y el pórtico recuperaron su piso en piedra, que ya estaba perdido. Se construyeron  jardines y se recuperó algunos sembradíos en la parte posterior del  santuario.

Por ahora, en el altar no hay imágenes ni retablos. Varias moradores  los tienen en sus casas hasta que el Municipio de Ambato entregue un presupuesto para restaurar las efigies. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)