14 de marzo de 2017 00:00

Las temperaturas bajas predominan en la capital

Hasta la fecha no se han producido temperaturas bajo cero en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Hasta el 13 de m,arzo no se han producido temperaturas bajo cero en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 8
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 12
Mayra Pacheco

Los abrigos, bufandas, gorros y guantes se han vuelto imprescindibles para los habitantes de Quito. Las bajas temperaturas registradas en las últimas semanas han obligado a las personas a cubrirse con todas las prendas extras posibles para aplacar, en parte, este frío.

El frío que se siente en Quito no es una percepción, es real, precisó Gonzalo Ontaneda, especialista en Climatología del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi).

Las cifras registradas en este 2017 muestran, por ejemplo, que el termómetro ha descendido hasta 1,4 °C en la estación del sur, en enero. Esta es -hasta ahora- la temperatura más baja del año y también es la menor al comparar el mismo período -de enero a marzo- del 2015 y 2016.

Hasta la fecha no se han producido temperaturas bajo cero en Quito, mencionó Vladimir Arreaga, técnico del Inamhi. A pesar de esto, la sensación de frío intenso resulta mayor porque en el ambiente hay una alta presencia de humedad, existe poca radiación solar y la nubosidad permanente no permite el ingreso de la energía a la superficie. Es decir, en la tierra no se retiene el calor.

Por ejemplo, el lunes 13 de marzo por la madrugada, el termómetro marcó 9 °C, en el sur, y 11,4 °C, en el norte. Las máximas estaban previstas en 18 °C. Pero, antes del mediodía, en el exterior de un centro comercial en el norte se observó que la mayoría de gente que transitaba por el sector vestía ropa abrigada.

Mercedes Malo, moradora de Lumbisí, tenía cubierto casi todo su cuerpo: usaba botines, abrigo y una bufanda. Marco Simba, morador de Las Orquídeas, en cambio, se protegía del viento frío de la mañana con una chompa térmica.

Debido a las condiciones climáticas, Diana Cruz, moradora de Solanda, lleva cada mañana a sus hijas Estefani (3 años) y Andrea (10 meses), bien arropadas, a la guardería.

Las pequeñas usan abrigos resistentes al agua, con tela térmica en el interior. Sus cabezas van cubiertas con gorras de lana y bufandas que apenasdejan descubierto el rostro. “Hace más frío que de costumbre”, comentó Cruz.

A Elsa García, quien trabaja en el Centro Histórico, este frío le resulta también intenso. Por esto, aparte de llevar una chompa gruesa y bufanda sobre su atuendo diario, decidió colocar una colcha extra en su cama e incluir un par de medias junto a la ropa de dormir.

En los próximos tres días está previsto que estas condiciones climáticas se mantengan. El frío más extremo se sentirá en la madrugada -de 02:00 a 06:00- y en la noche. Además habrá cielos nublados y lluvias en toda la ciudad, a partir de la tarde. Esto es parte de la época lluviosa, por esto se sugiere seguir cargando -mínimo- un paraguas en la cartera.

Todo este fenómeno que se está experimentando en Quito es producto del cambio climático. Ontaneda refirió que desde el 2000 la temperatura del planeta se ha incrementado. Esto incluso se evidencia en las precipitaciones, que se han vuelto más intensas.

En el 2017, incluso, se ha roto récord de precipitaciones en Quito, en enero (norte y valles) y febrero (norte). El promedio de lluvias en marzo, estimado, todavía está por definirse. Aunque en el Inamhi se prevé que las malas condiciones climáticas continúen.

La temporada lluviosa se extenderá hasta mediados de mayo. Los meses de mayores precipitaciones serán marzo y abril. Ante este panorama, Ontaneda recomendó a las personas y autoridades estar preparadas para los estragos de este temporal. Las medidas que se deben tomar van desde acciones mínimas como no arrojar desechos a la vía pública hasta protegerse del frío.

La prioridad, en este mal temporal, es cuidar a los niños y adultos mayores para evitar que sufran resfriados, explicó Cristian Rivera, director del Centro de Operaciones de Emergencias del Distrito Metropolitano de Quito (COE).

Antes de salir al exterior, las personas se deben abrigar y, en el caso de mojarse con las lluvias, no se debe permanecer con los zapatos ni ropa mojados. Tampoco es recomendable exponerse a cambios bruscos de temperatura. En el caso que se use calefacción, apague este equipo unos minutos antes de salir al exterior para que la temperatura del cuerpo se regule. En la alimentación se debe procurar no consumir bebidas muy frías. La sugerencia, más bien, es comer frutas que contengan vitamina C y tomar bebidas calientes.

Para evitar emergencias, por el mal temporal, en cambio, revise el estado de las canaletas, limpie los sumideros y realice el mantenimiento oportuno de su vivienda, más si vive en zona de riesgo o si la casa es antigua. En el caso, de que se presente una eventualidad llame al 911 de manera oportuna.

Durante la temporada lluviosa es común que se presenten acumulaciones de agua en las vías públicas, colapsos estructurales y caídas de árboles... De estos casos en Quito hasta el lunes, al mediodía, se contabilizaban 272 atenciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (5)