12 de January de 2010 00:00

La tecnología refuerza el estilo de vida personal

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad


Con la dolarización y el acceso a tecnologías, ¿el ecuatoriano aún quiere casarse?

Ecuador es un país heterogéneo, la multiculturalidad  se   aplica a lo social, es megadiverso en  construcciones sociales. No es igual lo  que pasa con el campesinado indígena que con   la clase media alta ilustrada quiteña, un extremo muy occidentalizado. Los tagaeri no han cambiado sus formas de convivencia ni los indígenas de  Chimborazo, con formas de reproducción comunal. 

¿Cómo ha  variado la  familia en ciudades grandes?

En la clase media quiteña hay  cambios que tienen que ver con transformaciones económicas. Hay una intensificación de un proyecto moderno burgués. En los años 60, la familia ampliada era propia de la sociedad rural y se reprodujo. La casa la compartían  los padres e  hijos, los abuelos,  primos,  empleada adoptada. El petróleo  revolucionó  las formas de reproducción económica y creó una clase medio alta pudiente, con pretensiones de volverse europea. Se estructuraron las  familias nucleares, con máximo dos hijos,  en departamentos.


¿Cuál es la tendencia?

¿POR QUÉ
ESTÁ AQUÍ?
Su experiencia.    Es sociólogo, con  un doctorado en Filosofía conseguido en Berlín, Alemania.
Su punto de vista. La dolarización potenció la posibilidad de acceder a tecnologías que hoy dan lugar a relaciones vía red. Eso refuerza la idea de una vida individual.

Aparecen las parejas en unión libre, las homosexuales, incluso la familia nuclear  de la clase media  se  comienza a diluir, se incrementan los divorcios y irrumpen las familias monoparentales, con  la madre a cargo  de los hijos o el padre. Hay una  disminución del número de hijos. Y en  la última década, los chicos tienden a no  casarse ni a  tener relaciones serias o duraderas. Eso lleva a un fenómeno visible  en Europa, chicos de 30 y más años,   solteros.

¿En el resto del país se vive algo parecido ahora?

Quito es una falsa muestra del Ecuador,  es demasiado occidental. Ecuador sigue siendo agrario. En el sur de la capital aún hay  familias ampliadas por doquier, con valores propios de una sociedad premoderna agraria. Quito, por la influencia norteamericana y europea,  ha mutado sus formas de reproducción económica, con jóvenes gerentes, mujeres   profesionales, que se abren campo  en espacios laborales. La ampliación de la rama de servicios  permite tener  vidas solitarias.

Hay más sedativos, con la   irrupción de la  tecnología. ¿La gente se siente acompañada por su  iPod, celular...?


Sí, el ingreso de las nuevas tecnologías refuerza el estilo de vida individual. Los  niños de la generación pasada hoy tienen 20 años, fueron criados con la empleada y  la televisión, sin abuelos. Con padres trabajando la mayor parte del día.  Eso produce una autopercepción de soledad, de no requerir de nadie.

¿Las  tecnologías  están  formando otra sociedad?

La dolarización  potenció la posibilidad de acceder a la computadora, ahora el iPod  y teléfonos de última generación con Internet. Eso da lugar a  las relaciones vía Red sobre las personales. Sin rubor dicen que se sienten   cómodos con enlaces amorosos, que se mantienen  en lo virtual. Eso incentiva la idea de que es  posible una vida individual, en un departamento provisto de  tecnología. Esto pasa en la clase media alta, intelectual,  no con la clase media baja. En ella, por  lo económico  se mantiene la familia ampliada.

 La psicóloga Gissela Echeverría dice que en  Internet hay  un acuerdo tácito de jugar a mentir en cuanto a relaciones humanas.

No diría mentir. En Internet se habla de la producción artificial de múltiples identidades, abro una página en ‘second life’ y me presento como si fuese mujer, no estoy mintiendo sino creando una identidad alternativa; me cambio la edad o pongo una foto que no es mía. La  intención de la mentira es otra.  Desde la sociología se sabe que por más serio que tomemos la vida siempre nos ponemos una serie de máscaras, de docente, de esposo, de amigo...

¿Hay un nuevo código?

 En la era digital no nos entenderemos como individuos aislados sino como nódulos de una red, individuos- red. Si pertenezco a los amantes de Gianni Versace,  en un club de Facebook,   ya no soy yo. No interesa mi nombre sino que compartimos algo.

 ¿Cuál es  la ventaja de las relaciones a través de la Red?

La comunicación a través de red potencia la pérdida del bochorno moral. Cosas que no dirías frente a frente lo dices a través de un mensaje, rompes la presencialidad. Un chico quiere a una chica y le manda un msm,  ella  puede jugar a decir sí. No compromete encuentros reales, si uno vive en  Cali igual, es una diversificación de tu subjetividad  por  el uso de las tecnologías.

 ¿Conquista  telegráfica?

Antes había que   invitar a un café.  Por  teléfono fue más fácil, pero la voz es casi  presencialidad, en ella, el otro reconoce titubeos. Si mandas un mensaje, solo puedes recibir un no. Es  más suave a que frente a frente te digan no. No sabes qué hacer con tu ser frente a esos ojos que te rechazan.

¿Por qué subir todo al Facebook, gritos de soledad?

Lo estamos investigando, pero tengo la impresión de que hay una suerte de exhibicionismo mediático o de disolución del concepto clásico de intimidad. Ponen fotos embarazosas con el deseo de que las comenten.
     
¿A  dónde va la sociedad?

Las sociedades europeas viven así desde hace   tiempo. Se  estiró el concepto de juventud, vas a  los famosos Flashback, para encuentros casuales. En Berlín, el 50% de la gente  muere  sola, el vecino se entera por el mal olor...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)