1 de November de 2009 00:00

El teatro y los zancos animan a los guambras ‘quiteñísimos’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Jóvenes

Una puerta chiquita debajo de puente de La Marín es la entrada a Quiteñísimo. Subiendo por las  gradas en forma de churo se llega  a la guarida de 20 jóvenes creativos.

Más detalles

Los nuevos   talleres de Quiteñísimo se abren esta semana. Las reuniones son los viernes de 14:00 a 17:00 y los sábados de 10:00 a 12:00.
  Las  clases   son gratuitas. Aprenderás teatro, zancos, murga... También se realizan talleres de autoestima.
 Acude   a la Mejía Oe2-66 y Guayaquil. O llama al 
09 810 7151.

Allí se reúnen cada viernes y sábado para compartir su talento en  el teatro, la música, la pintura, la danza... En estos días también están a la espera de más jóvenes que quieran unirse a Quiteñísimo. “Con ellos prepararemos comparsas para participar en los desfiles de las Fiestas de Quito”, cuenta Carlos Llumiquinga, uno de los más antiguos en el grupo.

El lugar que los acoge está lleno de pancartas, murales, disfraces, tambores y  zancos. Todo eso les sirve cuando salen a las calles para animar a la gente. 

Rebeca Lincango, de 15 años, dice que cuando entró al grupo era introvertida. “No hablaba nada, estar aquí me sirvió  mucho para la  autoestima”.

Está en los talleres gratuitos de Quiteñísimo desde  hace dos años.  Ahora asiste con una de sus ‘compas’ del colegio 24 de Mayo, María Núñez (15), quien llegó hace dos semanas.
“Cuando pasé por esa puerta me dio la impresión de que entraba a una discoteca”, bromea. 

Una  impresión similar tuvo Lenin Torres (22) cuando llegó por casualidad a Quiteñísimo, hace cuatro años. “Estaba un poco asustado porque la entrada es  oscura. Mis panas  me trajeron para aprender música”.

Pero después le enseñaron incluso a caminar sobre zancos, igual que su pana Santiago Lascano (26), quien dice que estar en Quiteñísimo le ayuda a relacionarse mejor con la gente.

Los nuevos integrantes de este centro cultural reciben un bautizo. Para eso deben elegir a un padrino entre el grupo de los antiguos quiteñísimos. Cuando ya han perdido el temor al público, son parte de obras de teatro y comparsas que se presentan en   los festejos de la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)