23 de marzo de 2015 16:12

Taxistas imponen sus 'reglas' en las calles de Quito

En sectores de Quito, los taxistas manejan sus rutas y  reglas. Foto: EL COMERCIO

En sectores de Quito, los taxistas manejan sus rutas y reglas. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 74
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Mayra Pacheco

Los taxistas imponen 'reglas' para brindar el servicio de transporte en algunos sitios de Quito. En El Trébol, la Plaza Grande y Quitumbe los usuarios del servicio deben desplazarse por rutas fijadas por los taxistas, terminan excluidos del servicio o realizan el viaje sin que el chofer instale el taxímetro.

En El Trébol, en el Centro, la mañana de este lunes 23 de marzo del 2015, un grupo de personas hacía una fila para abordar una unidad amarilla. Allí, los conductores de taxis tienen rutas preestablecidas: su destino es el Estadio Olímpico Atahualpa (av. 6 de Diciembre y Naciones Unidas), en el norte.

Gustavo López, usuario del servicio, comentó que a diario toma los taxis que llegan al Estadio aunque su destino final es una cuadra más hacia el occidente: en la avenida Shyris y Naciones Unidades. "Si debemos ir a otro sitio ya no nos sirven".

Los taxistas que parten en las mañanas desde El Trébol tienen una ruta definida. Pasan por el Hotel Quito, Coruña, Whymper hasta el Estadio. Además en cada unidad viajan cuatro personas. Cada una paga USD 1.

Estefania Arévalo, otra usuaria del servicio, quien usaba una muleta y se dirigía hacia la avenida El Inca y Amazonas, se subió en uno de esos vehículos. En el Atahualpa tenía previsto tomar otro taxi para llegar a su destino. "Los conductores mencionan que tienen un trayecto marcado y no se pueden desviar. Por la urgencia debo hacer dos viajes".

Una situación parecida ocurre en la Plaza Grande, en el Centro Histórico. Ahí los pasajeros que buscan taxis conocen que a pesar de que en la Venezuela y Espejo funciona una cooperativa de taxis, se debe abordar una unidad que esté circulando. Nelson Dueñas, morador, mencionó que en reiteradas ocasiones los conductores que se estacionan en esta zona le han dicho de que el servicio que prestan “es solo para turistas”.

En el sur, en la terminal terrestre de Quitumbe los viajeros prefieren salir con sus maletas para tomar taxis en la avenida Cóndor Ñan y no subirse a los que prestan el servicio cerca de la puerta principal de la estación interprovincial de buses. Uno de los argumentos para no hacerlo es la diferencia de precios.

Iván Zambrano, quien se dirigía esta mañana a la av. 12 de Octubre y San Ignacio, mencionó que los taxistas que están adentro le pidieron USD 15 por esta carrera. Afuera le indicaron que, con taxímetro, el mismo recorrido, sale en 8.

René Flores, conductor de taxi que trabaja dentro de la terminal terrestre, mencionó que los usuarios que vienen de provincias prefieren negociar las carreras que pagar lo que señala el taxímetro. Esto ocurre a pesar de que la Ley de Tránsito establece la obligación de usar este dispositivo durante las 24 horas.

284 conductores de taxis han sido multados con USD 53,10 y 4,5 puntos menos a la licencia por no utilizar taxímetro, alterar su funcionamiento o no colocarlo en un sitio visible, en lo que va del 2015, según la Agencia Metropolitana de Tránsito.

Actualmente los precios que rigen en este servicio son USD 0,35 la arrancada, 1 para la carrera mínima y 1,10 para la nocturna. Sin embargo, este 25 de marzo se tratará en la Comisión de Movilidad del Municipio de Quito la eventual aplicación de nuevos costos para este medio de transporte: 0,50 la arrancada, 1,45 la carrera mínima y 1,75 la carrera mínima nocturna. El proyecto de Ordenanza podría ir a primer debate en el Concejo Metropolitano entre esta y la próxima semana.

La fijación de nuevos costos responde a una demanda del gremio amarillo, cuyas tarifas no han sido modificadas desde hace 12 años, mencionó Daniela Chacón, vicealcaldesa de Quito. Según la funcionaria, se fijarán parámetros de calidad para este servicio. Los conductores deberán trabajar con taxímetros, no condicionar el servicio y capacitarse para servir de guías turísticos. Las nuevas tarifas y los índices regirán para todo el Distrito Metropolitano. En la ciudad hay 14 100 taxis, entre convencionales, ejecutivos, periféricos y rurales.

Carlos Brunis, presidente de la Unión de Cooperativas de Transporte en Taxis de Pichincha, mencionó que con la revisión de tarifas la tendencia será cambiar. Los dirigentes hablarán con las bases para que el servicio mejore y se cumpla la Ley.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)