27 de marzo de 2018 09:18

Taxistas informales preocupados por anuncio de controles rigurosos en Quito

Taxistas informales preocupados por anuncio de que los controles se intensificarán. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Taxistas informales preocupados por anuncio de que los controles se intensificarán. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 2
María Belén Merizalde

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los taxistas informales que circulan en Quito están preocupados por su situación.

Esto tras la reunión que mantuvieron ayer, lunes 26 de marzo del 2018, los dirigentes de 325 cooperativas de taxis legales con las autoridades del Ministerio de Transporte, Agencia Nacional de Tránsito y Secretaría de Movilidad del Municipio de Quito, para exigir que se erradique la prestación informal del servicio.

Según los dirigente del gremio las autoridades se comprometieron a intensificar los controles para sancionar a los vehículos que realicen esta actividad sin los permisos de habilitación.

Por ello quienes se dedican a trabajar como taxis informales saben que los próximos días serán complicados.

“Hoy (martes 27 de marzo) ha estado tranquilo, no ha habido ningún operativo, pero los próximos días no sabemos qué vaya a pasar”, comentó René H., quien se dedica a esta actividad desde hace 10 años y no salió favorecido en el último proceso de regularización.

Los controles, comentan los taxistas informales, se hacen una vez que han tomado pasajeros y se encuentran en circulación.

Óscar Ávila utiliza a diario los denominados taxi ruta que circulan desde Carapungo hasta la Naciones Unidas y viceversa por USD 1,00.

Considera que brindan un buen servicio y que le permiten movilizarse de forma rápida y segura y que por ello se debería legalizar a quienes realizan este tipo de rutas.

“Este tipo de taxis no afectan a quienes circulan por la ciudad, pues ellos cumplen una ruta específica y además su función es movilizar gente desde y hacia las periferias de la ciudad”, comentó el usuario.

Mientras tanto, Francisco Daza utiliza generalmente la aplicación Uber para movilizarse de su domicilio a su oficina. “Pago USD 2,00 y voy cómodo, seguro y con un buen trato”.

Según el joven prefiere utilizar este servicio porque cuando salía a la calle a tomar un taxi convencional se encontraba con algunos inconvenientes. “No usan el taxímetro y si usan a veces lo tienen adulterado”.

Según la Secretaría de Movilidad desde octubre del año pasado hasta el 23 de marzo del 2018, se detuvo a 301 vehículos que prestaban su servicio a las plataformas Uber y Cabify.

Y durante todo el 2017, un total de 3 660 autos que funcionaban como taxis pero sin permisos habilitantes fueron sancionados.

Por su parte los dirigentes del taxismo formal sostienen que en la capital circulan al menos 15 000 vehículos que funcionan como taxis, pero de forma irregular pues no poseen la habilitación.

Señalaron además que estarán vigilantes a que se cumplan los operativos de control.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (3)