25 de mayo de 2015 16:39

Taxistas mexicanos en pie de lucha contra Uber

Los taxistas de la capital mexicana hicieron plantones en varias zonas de la ciudad. Foto: Agencia AFP

Los taxistas de la capital mexicana hicieron plantones en varias zonas de la ciudad. Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

Miles de taxistas bloquearon este lunes puntos neurálgicos de Ciudad de México para protestar contra la “competencia desleal” de aplicaciones móviles de choferes privados como la estadounidense Uber y para exigir que el gobierno las prohíba como ocurrió en otros países.

Con pintadas en los cristales de los carros que decían “Fuera Uber” y grandes pancartas que denunciaban a los “Delincuentes con placas”, los taxistas aseguraban que este tipo de aplicaciones les han quitado entre un 10% y un 50% de su trabajo ya que pueden ofrecer tarifas más baratas y no están sujetas a cargas fiscales.

“Están totalmente fuera de la ley. Uber es una empresa extranjera que viene a hacerse rica ilícitamente a México. Esto no es justo”, dijo Marcelino Cadena, de 40 años, dueño de una línea de taxis.

Mientras los taxistas paralizaban el tráfico en puntos céntricos como el paseo de la Reforma, Uber salió a la ofensiva y anunció que “en un día tan complicado para trasladarse” ofrecería viajes gratis a sus usuarios.

Entre las placas, las tenencias del vehículo, las verificaciones de los taxímetros y los tarjetones identificativos, los taxistas mexicanos pagan al año al menos 6 000 pesos (unos 400 dólares) a la alcaldía, además de un 16% de impuestos si los clientes solicitan facturas.

Algunos aseguran que han tenido que pagar hasta 80.000 pesos (5 245 dólares) para conseguir placas de taxi en el mercado negro ya que, ante la saturación de este transporte y el fuerte tráfico en la ciudad, la alcaldía ya casi no otorga nuevas licencias.

Ernesto Hernández, un taxista de 37 años que trabaja en exclusivos barrios del sur de la capital, asegura que el teléfono de su parada de taxis ya sólo suena unas 20 veces al día frente a las 70 que sonaba antes de que Uber llegara en agosto de 2013 a la ciudad, ofreciendo desde servicios de autos económicos hasta lujosos vehículos conducidos por chóferes particulares.

“Muchos clientes nos dicen que ya agarran Uber por el estatus que tienen en sus trabajos. Si tuviéramos las mismas condiciones que ellos o nos dieran la opción de comprar un carro a crédito, también nosotros podríamos tener mejores carros”, se quejaba Hernández.

Uber ya ha sido prohibido en España y en ciudades como la brasileña Sao Paulo por considerar que era una competencia desleal.

Este lunes, la empresa dijo en un comunicado que estaba convencida de “que una ciudad tan progresista e innovadora como lo es el Distrito Federal tiene un deseo enorme de fomentar avances tecnológicos y mayores opciones de movilidad que mejoren nuestra calidad de vida”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)