29 de noviembre del 2016 00:00

Las tasas para pólizas bajaron desde enero

En Citibank, las tasas de interés también se han reducido en los últimos meses; clientes se acomodan a la situación. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

En Citibank, las tasas de interés también se han reducido en los últimos meses; clientes se acomodan a la situación. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 3
Sebastián Angulo
Redactor
negocios@elcomercio.com (I)

Luz Angélica de Carrera, de 74 años, tiene USD 10 000 en una póliza a cuatro meses. El mes pasado quiso renovar su inversión, pero el banco le ofreció una tasa del 3% de interés, menor al 4% que venía percibiendo. Aunque ganará menos en la nueva operación, prefirió dejar su dinero por un período adicional debido a que no tiene, “por ahora, otra opción de inversión”.

Juan Pablo Erráez, director Económico de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), señaló que en los últimos meses las tasas han caído porque las entidades tienen mayor liquidez, producto de un incremento de los depósitos desde marzo de este año, lo cual ha incentivado la colocación de nuevos créditos.

A fines del mes pasado los depósitos sumaron USD 25 198 millones, un 12% más comparado con el mismo período del 2015. Sin embargo, los créditos apenas se han mantenido. En octubre, la cartera bruta llegó a USD 19 354 millones, 0,02% más frente a igual mes del 2015.

Este cambio en el mercado ha ocasionado una reducción de la tasa de interés que pagan los bancos a los depositantes. Entre enero y octubre, este indicador pasó de 5,41 a 4,53%, según datos del Banco Central del Ecuador (BCE).

Esa caída se sintió en todos los segmentos; es decir, en las inversiones de 30 a 60 días hasta aquellas con plazos superiores a un año (ver gráfico).

Esta tendencia se evidenció, especialmente, en bancos grandes como Pichincha, Guayaquil o Produbanco. Mientras que en entidades medianas y pequeñas, en algunos casos, las tasas crecieron.

Banco Pichincha, a través de un correo electrónico, señaló que existe un “exceso de liquidez que no se ha evacuado vía crédito, en virtud de que los clientes bancarios no quieren endeudarse frente a la recesión económica vigente y a la incertidumbre reinante”.

Byron Villacís, exdirector del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), explica que esa incertidumbre se ha reflejado en un menor consumo de la población, lo cual ha llevado la inflación anual a valores por debajo del 2% en los últimos siete meses.
Incluso, durante tres meses se ha registrado cifras de inflación mensual negativa: julio, agosto y octubre.

Pero gracias a esa baja inflación, los depósitos a plazo fijo han ganado rentabilidad, pese a la caída de las tasas de interés, según la Carta Económica de este mes de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes). Y eso explica el aumento de depósitos.

El estudio señala que hay un mayor dinamismo entre los depósitos a plazo entre 31 y 360 días. Estos crecieron en USD 958 millones en el último año.

La inflación reduce el valor del dinero y, por ende, de los depósitos. Si la inflación es baja, el rendimiento real de las pólizas u otros depósitos en la banca se mantiene.

Citibank Ecuador, a través de un correo electrónico, señaló que el comportamiento de las tasas tuvo dos momentos: desde el último trimestre del 2015 hasta la primera mitad del 2016 existió una presión hacia arriba, fruto del momento de iliquidez que vivió el mercado.

Pero –agregó– a medida que la situación de liquidez mejoró la tasa se redujo. “En los momentos en que la liquidez disminuyó, algunos clientes prefirieron moverse hacia inversiones de corto plazo y disponibilidad inmediata para poder seguir operando. Otros con otro perfil de riesgo, prefirieron aprovechar de los momentos de tasa altas para obtener mejores ganancias”.

Clermont Muñoz, académico especializado en Banca y Finanzas Corporativas de la Espae, explicó que la ganancia o rentabilidad real –lo que gana finalmente la persona– se calcula con base en la tasa de interés y la inflación.

Si las tasas de interés de los depósitos están por encima de la inflación “está bien, porque el poder adquisitivo del dinero, en teoría, se mantiene”.

Tomando en cuenta la inflación, la tasa o ganancia real que percibieron los clientes que tienen inversiones a plazo en los bancos, en realidad, subió de 2,25 a 3,18% en los últimos 10 meses, según cálculos de este experto.

“Por eso es más rentable poner la plata en el banco. La gente siente que rinden mejor sus inversiones y por eso los depósitos a plazo han crecido”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)