21 de agosto de 2015 00:00

Nuevas tarifas y uso obligado de taxímetros rigen en Rumiñahui

En las afueras de supermercados y centros comerciales hay una alta demanda de taxis. Foto: Valeria Heredia / EL COMERCIO

En las afueras de supermercados y centros comerciales hay una alta demanda de taxis. Foto: Valeria Heredia / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Valeria Heredia

Las tarifas en el sistema de transporte del cantón Rumiñahui empiezan a definirse. En el caso del servicio de taxi ya rigen las nuevas tarifas. El incremento se dio con el compromiso
de que los conductores utilicen el taxímetro.

Mientras, los transportistas urbanos y las autoridades municipales continúan con las conversaciones para un posible incremento de los pasajes.

Hace tres semanas, el Concejo Municipal aprobó la regulación de las tarifas de los taxis. Se hizo luego de una serie de conversaciones con representantes del gremio de taxistas y del Cabildo. En estas se acordó que es obligatorio el uso del taxímetro en cada uno de los desplazamientos.

También, se hicieron estudios técnicos (encuestas, trabajo de campo…) para determinar la situación de los conductores. Después de este proceso se decidió que la tarifa mínima diurna sea de USD 1,40. La nocturna se estableció en USD 1,70. Esta última rige desde las 22:00 hasta las 05:00. Además, se aprobó que el arranque sea de USD 0,50 y otros rubros (ver infografía).

Estos precios tomaron por sorpresa a los usuarios del servicio, ya que antes la carrera mínima alcanzaba a USD 1 o 1,25. Incluso, algunos taxistas cobraban USD 1,50. Estas tarifas se aplicaban en la mañana, tarde y noche. Y los usuarios de este servicio las ‘aceptaban’. Así lo indicó Ricardo Ñacato, presidente de la Cooperativa 31 de Mayo, que tiene su sede
en la Plaza Cívica Rumiñahui, cerca de El Choclo.

Para el dirigente, las nuevas tarifas -y las obligaciones también- los tomaron por sorpresa. “Nosotros trabajábamos con tarifarios, es decir, que no usábamos el taxímetro, porque los usuarios ya sabían las tarifas hacia sus lugares de destino”.

Por ejemplo, desde el parque El Turismo hasta Selva Alegre (3 kilómetros aproximada­mente) se cobraban USD 1,50. Actualmente, con el taxímetro, el costo se incrementa a USD, 2,20. Es decir, USD 0,70 más de lo que era habitual.

Esto ocasionó incomodidad en Guadalupe Reyes, moradora. Relató que días atrás tomó una unidad y tuvo dos sorpresas: el uso del taxímetro y el precio final. “No lo podía creer, la carrera salió más cara. Debe haber una regulación y más información sobre el incremento en estos valores”.

El concejal Eduardo Noroña, quien es presidente de la Comisión de Movilidad, indicó que después de un análisis de los estudios, de las encuestas y las conversaciones con los dirigentes del gremio, se llegó a acuerdos para que no afectara a ninguna de las partes.

“La regulación de las tarifas era necesaria, porque en ocasiones los conductores excedían los precios de las carreras. Ahora deberán sujetarse al uso del taxímetro”. Además, aseguró que se iniciarán los controles en el cantón para hacer respetar la utilización del aparato, sin excepciones.

Otro de los compromisos a los que se llegó con los taxistas es la mejora de los servicios. Para esto se harán capacitaciones a los conductores en temas relacionados con atención al cliente, turismo, entre otros. También medidas que garanticen la seguridad en los desplazamientos, para el usuario y para el conductor.

Urbanos, a la espera

Las conversaciones para definir el costo del pasaje urbano (dentro del cantón) continúan. En el momento, la Comisión de Movilidad realiza el levantamiento de información en las calles para determinar la satisfacción de los pasajeros, la forma de movilización.

Según Noroña, se discute un posible incremento de la tarifa. La propuesta es que suba de USD 0,25 a 0,30.

El proceso se hizo luego de que el bloque de Alianza País detuviera la aprobación del subsidio, anunciado por el alcalde, Héctor Jácome, meses atrás. “Lo hicimos porque el Gobierno cantonal no puede otorgar subsidios. El único que puede hacerlo es el gobierno central, por medio del presidente de la República, por lo que se busca que el incremento no golpee el bolsillo de quienes viven en el cantón”.

Jorge Valverde, dirigente barrial de Salcoto, aseguró que se deben tomar en cuenta varios factores antes de aprobar un incremento. El más importante es velar por la economía de las personas. De la mano debe ir el mejoramiento del servicio, con unidades modernas, con capacitación y control a los conductores.

“Actualmente, los buses urbanos no llegan a todos los sectores que los requieren en el cantón. Si hay un incremento debe mejorar el servicio y crearse nuevas rutas, para mejorar el servicio”. Este tema se tratará en los próximos 15 días.

Transporte 

El Concejo Municipal aprobó el incremento; mientras tanto, el pasaje de los buses está en proceso de negociación

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)