13 de enero de 2016 00:00

Puja por la subasta de medicina entre farmacéuticas y el Sercop

Juan Pablo Bermeo, del Sercop, difundió la metodología de la subasta en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Juan Pablo Bermeo, del Sercop, difundió la metodología de la subasta en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Sociedad

Con la publicación de los pliegos empieza mañana la fase precontractual de la Subasta Inversa Corporativa de Medicamentos (SICM).

Es el primer paso de un proceso que dotará de medicinas a la red pública de salud (Ministerio de Salud, IESS, Seguridad Social de la Policía y de las Fuerzas Armadas) durante los próximos dos años.

425 tipos de fármacos serán parte de las pujas electrónicas, en las que participarán oferentes nacionales e internacionales. El 26 de febrero se conocerá a los ganadores y el monto total de inversión supera los USD 390 millones.

El Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), organiza la subasta desde agosto. Juan Pablo Bermeo, director general subrogante de la entidad, indicó que con este proceso el Estado ahorrará al menos USD 110 millones.

La semana anterior presentó el cronograma y explicó la metodología a los participantes en Quito, Guayaquil y Cuenca. Pero para los farmacéuticos nacionales las reglas del juego deben ser modificadas.

Les preocupa tener un bajo margen de preferencia frente a la industria extranjera y la entrega ágil de registros sanitarios a los oferentes foráneos.

El Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro) definió los márgenes de preferencia. Andrés Mendoza, director de Protección Industrial, indicó que el máximo de preferencia será del 17,5%, lo que permitiría proteger el empleo nacional y evitar la salida de divisas.

Pero la Cámara de Industriales y Comercializadores de Medicamentos del Ecuador (Cicme) cree que ese porcentaje es insuficiente. Gonzalo Apolo, presidente del gremio, dice que la diferencia de costos de producción entre las empresas nacionales y las extranjeras (chinas, por ejemplo) está entre el 30% y 40%.

“Si no cambian las reglas, vamos a ver el cierre de muchas empresas y la pérdida de empleo de personas. Hay empresas que el 80% de su producción va al Estado y han invertido para esto”, dijo.

El pasado 6 de enero, los farmacéuticos salieron inconformes de la presentación del cronograma que se realizó en Quito. Apolo indica que con las condiciones impuestas ­para el proceso, las posibili­dades de la industria ecuatoriana “son casi nulas”.

Por ahora, dice el presidente del Cicme, una de sus alternativas es esperar la etapa de preguntas y aclaraciones -entre
el 14 de enero y el 3 de febrero-, y recomendar la exclusividad en la primera ronda del proceso para los nacionales. Así, si los locales no logran suplir toda la demanda, podrían ingresar entonces los productores internacionales.

En el 2014, 20 corporaciones concentraron el 56% del mercado mundial de fármacos (USD 1,06 billones), según la consultora especializada IMS Health. La cifra es parte de un reciente estudio de la industria farmacéutica, publicado por la Escuela de Negocios Espae, de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol).

El informe analiza el mercado farmacéutico privado en Ecuador y detalla que hasta agosto del 2015 alcanzó los USD 1 350 millones. Solo las empresas manufactureras locales llegaron a los USD 203 millones en ventas.

Cerca de 80 laboratorios nacionales operan en el país. La mayoría en Guayas. Por eso Guayaquil fue otra de las sedes de los encuentros organizados por el Sercop, donde se repitieron los reclamos de Quito.

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos (ALFE) también solicita mejorar el margen de preferencia, “para competir en igualdad de condiciones con grandes países como India y China”, indicaron sus agremiados en un comunicado.
Renato Carló, presidente de la asociación, cree que la metodología de la subasta inversa favorece a las empresas extranjeras, en especial, porque se les facilitarían re­quisitos como el trámite del certificado de vigencia del registro sanitario.

“Sabemos que se invitó a todos los países, a través de las embajadas, para que participen sin registro sanitario, sin fijación de precios. Y se comprometen a entregar los registros sanitarios en 60 días, cuando usualmente ese trámite demora entre 150 y 180 días”.

Frente a la calidad de los fármacos, el director subrogante del Sercop enfatiza que tras la firma de los convenios habrá tres niveles de control posterior: verificación de los envases, análisis cualitativo y cuantitativo del principio activo y control microbiológico de cada medicamento subastado. La Agencia Nacional de ­Regulación, Control y Vigilan­cia Sanitaria (Arcsa) se encargará de estas pruebas.

Las autoridades afirman que esta subasta será más transparente al contar con un sistema electrónico -cero papeles- que será puesto a prueba el 1 de febrero en un simulacro abierto. Y que al contar con más participantes habrá más competencia y menores precios.

Algunas de estas ideas se resumen en el libro ‘Acceso público a medicamentos de calidad’, publicado en noviembre pasado como parte de la subasta. En uno de sus capítulos se recalca que esta nueva metodología enmienda ciertas falencias de la subasta del 2011, por USD 547 millones, que recibió observaciones de la Contraloría. Entre ellas, la adjudicación de medicinas a precios elevados, al no contar con un claro estudio de mercado; y fallas en el manejo de la herramienta informática.

Cronograma

La publicación de los pliegos se hará a través del portal del Sercop.

Los proveedores tendrán una etapa de preguntas (del 14 al 27 de enero) y de aclaraciones (del 28 de enero al 3 de febrero), sobre los pliegos.
El ingreso de la oferta será a través de un ­formulario electrónico, del 4 al 10 de febrero.
Una comisión calificará las ofertas de los pro­veedores habilitados entre el 11 y 12 de febrero.
El siguiente paso es la presentación de la oferta económica inicial. La ­fecha es 15 de febrero.
La puja será entre el 16 y 18 de febrero. Durará 15 minutos y deberá contar con por lo menos dos oferentes. De no ser así, se reprogramará.
El reporte automático de los resultados será el 19 de febrero.
La aprobación del ­informe de resultados de la puja será del 23 al 25 de febrero.
El 26 de febrero se conocerá a los ganadores, a través de notificaciones. Tendrán 60 días para entregar documentos.

Salud
La industria nacional pide mayor margen de preferencia. El Servicio de Contratación Pública dice que las reglas definidas generarán un ahorro al Estado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)