8 de December de 2009 00:00

¿Qué socialismo?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Federico Chiriboga

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El término socialismo es confuso, en cuanto abarca muy diversas concepciones. Conviene determinar a cuál socialismo se refieren las siguientes declaraciones: el Presidente de Venezuela convoca a una V Internacional Socialista. El Presidente del Ecuador manifiesta: “Estamos de acuerdo con el socialismo tradicional. Creemos en la supremacía del trabajo sobre el capital”. Y el titular de Senplades aclara que la política del actual Gobierno, en vista del fracaso del modelo anterior, persigue la “destrucción del Estado burgués, corporativizado y privatizado”. Los tres pronunciamientos parecen apuntar en la misma dirección, que la historia ayuda a señalar cuál es.

La Primera Internacional Socialista fue inspirada por Marx y fundada en 1864. La Tercera Internacional fue patrocinada por Lenin para reunir a los movimientos marxistas aliados con Moscú y murió disuelta por Stalin. La IV pasó sin pena ni gloria. Y ahora viene la V, refundada por el señor Chávez y sus camaradas, que debe ser entendida en la línea de sus antecesoras, es decir,  como una organización que reúne a los países y partidos que se mantienen bajo los dogmas de Marx y Engels. Y así se concluye, porque la Internacional Socialista viva y vigente, nacida en 1951, agrupa a los partidos socialistas, social demócratas y laboristas, que se alejaron del marxismo y que mantienen los principios de paz, justicia social, igualdad, solidaridad y respeto a los derechos individuales.

El socialismo tradicional, identificado por Senplades, no puede ser otro que el fundamentado en las teorías de Marx. Este sostiene que la infraestructura económica debe ser sustituida por una nueva organización social y abolida la superestructura legal, lo que conlleva la destrucción ‘del Estado burgués’. Las estructuras de las relaciones de la producción tienen que estar diseñadas para eliminar la lucha de clases, convertir en estatal la propiedad privada y reducir derechos y libertades al espacio impuesto por el Poder.

La democracia marxista no se realiza en el derecho y la persona queda sometida a la previa satisfacción de las necesidades colectivas, según como sean vistas por el Estado. A esta conclusión se llega si interpretamos con rigor las tres manifestaciones que antes se señalan y que llevan a pensar que la Alba será el núcleo de la resurrección del marxismo, en la versión cubana, cuyos líderes serán los ideólogos de lo que sería la V Internacional Chavista. Las preguntas que quedan  son estas: ¿El candidato Correa ofreció que cambiaría el sistema político por un Estado colectivista? ¿El pueblo ecuatoriano le dio el mandato de sustituir el Estado Social de Derechos por un modelo fracasado?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)