19 de enero de 2018 00:00

Sobornos de Odebrecht se ocultaron como créditos

Luis Enríquez es el magistrado que tiene a su cargo este caso de corrupción. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Luis Enríquez es el magistrado que tiene a su cargo este caso de corrupción. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 74
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 19
Sara Ortiz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El fiscal Carlos Baca defendió el jueves, 18 de enero del 2018, la investigación que realizó al excontralor Carlos Pólit, acusado por un presunto delito de concusión en el caso Odebrecht.

“Si el señor tiene alguna enemistad conmigo que la pruebe… Yo sí voy a probar en esta audiencia quiénes son sus lebreles (perros), que salen a morder por él”, dijo.

Sus palabras le valieron un llamado de atención del juez Luis Enríquez, de la Corte de Justicia, quien dirigió el jueves la audiencia preparatoria de juicio en contra del exfuncionario, de su hijo Jhon Pólit y de los empresarios Mauricio Neme y Estéfano Isaías.

En esa diligencia, Baca acusó al excontralor como autor de concusión, un delito que se configura cuando un funcionario ordena o exige la entrega de beneficios económicos de forma ilegal.

A Pólit hijo lo acusó de ser cómplice de ese hecho ilegal.

En cambio, Neme e Isaías no fueron acusados. El Fiscal dijo que se abstiene en un acto de “absoluta justicia”.

Antes de que Baca pudiera explicar las razones sobre su pronunciamiento judicial, el juez Enríquez ordenó que se debatiera sobre un pedido entregado por Hernán Ulloa, abogado del excontralor.

El defensor solicitó el cambio de fiscal por una supuesta “parcialidad” y “falta de objetividad”. En el escrito, que ya se difundió el martes, Ulloa hizo referencia a declaraciones de Baca, en las que responsabiliza a Pólit padre de haber difundido un supuesto informe con indicios de responsabilidad penal en el que estaría mencionado él.

El 18 de enero, el Fiscal calificó de “desesperado” el pedido hecho por la defensa de Pólit y, en presencia del juez, le instó a que dijera la verdad. “Yo no puedo pedir lealtad procesal a un delincuente, pero sí a un abogado”. Y dijo que no existe “ningún motivo” para que se excuse de manejar el caso.

Ulloa negó que él o su cliente estén detrás de ese aparente informe con responsabilidad penal contra Baca.

Tras escuchar los argumentos de ambas partes, el juez Enríquez rechazó el pedido de Ulloa y confirmó que las actuaciones de la Fiscalía se hicieron en el marco de la ley.

Una vez superado este incidente, Baca numeró todas las evidencias que halló en contra de Carlos y de Jhon Pólit.

En total, el funcionario presentó 20 evidencias. Sobre el hijo del excontralor, el Fiscal aseguró que su participación consistió en “colocar” una parte del dinero de Odebrecht en el sistema financiero.

Esto se habría concretado a través de las empresas Plastiquin y Cosani. La primera está relacionada con Neme y la segunda, con Isaías.

Baca aclaró que ninguno de los dos empresarios sabía sobre el origen ilícito de los fondos. Según el Fiscal, Pólit hijo los habría engañado al hacerles creer que el dinero que recibieron sus empresas provenía de una compañía.

Según el expediente, en el 2014 Platiquin recibió USD 700 000 de Klienfeld, ‘offshore’ del departamento de sobornos de Odebrecht. Mientras que a Cosani se transfirió USD 1 millón en dos pagos.

Según el Fiscal, Neme e Isaías identificaron a Pólit hijo como el ‘broker’ (agente financiero), quien les ofreció “fondos legales” a una tasa de interés del 5% anual.

El delator de Odebrecht José Santos ya había confesado que la constructora brasileña pagó USD 10,1 millones al entonces Contralor. Ahora, esa versión también es parte de las evidencias de la Fiscalía.

¿Cómo se pagó ese dinero? Las investigaciones señalan que Pólit primero exigió USD 6 millones en el 2010. Ese año, la firma brasileña intentaba volver al país tras su expulsión por las fallas en la construcción de la hidroeléctrica San Francisco.

En esta negociación, Baca también mencionó que Odebrecht hizo un pago por USD 2 millones a “otro funcionario” y que eso es parte de otro caso. En diciembre del 2017, en la audiencia de juicio en contra del exvicepresidente Jorge Glas, la Procuraduría mencionó que fue el entonces Vicepresidente quien exigió ese monto.

Un segundo pedido de Pólit habría ocurrido en el 2012. Según Fiscalía, esa vez pidió USD 4,1 millones para “sacar informes limpios” en las obras que Odebrecht manejaba: Poliducto Pascuales-Cuenta, remoción de tierras de la Refinería del Pacífico, acueducto La Esperanza, Trasvase Dauvin y el proyecto Manduriacu.

Durante la primera parte de la audiencia, Ulloa rechazó que a su cliente se lo quiera juzgar “nuevamente” por hechos que -a su criterio- ya fueron investigados en el juicio por asociación ilícita en donde está vinculado Glas.

Al final del día, el juez Enríquez llamó a juicio a Pólit y a su hijo. En la siguiente etapa está prevista la audiencia para conocer si los implicados son o no sentenciados.

El proceso del jueves es el segundo en el que está investigado el excontralor.

En contexto 

El caso de concusión es uno de los seis procesos que está en fase pública de investigación en la trama Odebrecht. Pólit también fue llamado a juicio dentro del caso de asociación ilícita, pero está suspendido hasta que sea detenido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (45)
No (8)