27 de julio de 2017 07:39

Mejora la situación de los incendios en Francia pero bomberos siguen en alerta

Turistas salen de la playa con humo de un incendio forestal en Bormes-les-Mimosas, en el sureste de Francia, el 26 de julio de 2017. Al menos 10 000 personas, incluidos miles de turistas, fueron evacuadas de la zona. Foto: AFP

Turistas salen de la playa con humo de un incendio forestal en Bormes-les-Mimosas, en el sureste de Francia, el 26 de julio de 2017. Al menos 10 000 personas, incluidos miles de turistas, fueron evacuadas de la zona. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Los enormes incendios forestales que obligaron a evacuar a miles de personas en el sur de Francia en plena temporada turística estaban prácticamente bajo control el jueves, aunque los bomberos permanecen en alerta ante el riesgo de que vuelvan a avivarse.

La situación también estaba mejorando en Portugal, donde violentos incendios, atizados por el viento y el calor, arrasaron con miles de hectáreas en el centro del país, apenas cinco semanas después del devastador siniestro que dejó 64 muertos y más de 200 heridos en la misma zona.

En la turística localidad de Bormes-les-Mimosas, en la Costa Azul francesa, los voraces incendios que obligaron en la madrugada del miércoles a evacuar a más de 10 000 personas, incluyendo miles de veraneantes, estaban en su mayoría bajo control tras una larga noche de combates contra las llamas.

“El fuego no está completamente contenido, pero estamos ganando la batalla”, indicó a la AFP el teniente coronel Michael Bernier, quien lidera los esfuerzos de emergencia en la zona.

“La situación evoluciona en la dirección correcta, pero algunas llamas se han reavivado debido a ráfagas de viento”, precisó.

Las autoridades pusieron a la disposición de los miles de evacuados salas municipales para pasar la noche, pero muchos prefirieron dormir en carpas o cubiertos simplemente con frazadas en las playas.

“No es lo que habíamos planeado para nuestras vacaciones, pero no es tan grave. Lo más importante es que no corramos ningún peligro. Escuché que por el momento no han habido víctimas y eso es lo más importante”, dijo a la AFP Miguel Gonçalves, un portugués de 30 años que pasó la noche en la playa de la Faviere, en Bormes-les-Mimosas.

En el vecina región de Bouches-du-Rhône, los tres incendios que arrasaron en los últimos días con miles de kilómetros cuadrados estaban también bajo control el jueves por la mañana, señalaron los bomberos.

No obstante, las autoridades se mantendrán en alerta debido a que se prevén fuertes ráfagas de viento que podrían reavivar las llamas. “ En estas condiciones de fuerte sequía tememos que los incendios puedan comenzar de nuevo ” , señalaron los bomberos.

La policía detuvo a varias personas sospechosas de haber prendido estos incendios de forma accidental.

En total, más de 7 000 hectáreas de vegetación fueron arrasadas en tres días en el sureste de Francia y en la isla de Córcega.


Mejoría en Portugal, pero condiciones desfavorables 


En Portugal, más de 2 000 bomberos se mantenían en alerta para evitar que las llamas se reaviven después de haber sofocado varios focos de incendios durante la noche del miércoles.

“Las condiciones meteorológicas siguen siendo desfavorables y mantenemos nuestro dispositivo en alerta incluso en los lugares en donde el fuego ha sido controlado”, indicó Patricia Gaspar, portavoz de la protección civil.

El foco más intenso se registró en la ciudad de Serta, en la región de Castelo Branco, y movilizó a más de mil de los 4 000 bomberos que operan en todo el país para intentar frenar el avance de las llamas.

A unos treinta kilómetros más al sur, en Maçao, los bomberos consiguieron apagar un incendio después de que las llamas alcanzaran las puertas de esta pequeña localidad de 2 000 habitantes, destruyendo varias viviendas.

Más de 15 000 hectáreas quedaron hechas cenizas en este distrito en los últimos días, según el alcalde de Maçao, Vasco Estrela. “Tenemos en total 40 000 hectáreas de bosques, casi la mitad ha sido arrasada”, lamentó.

Una mujer de 50 años fue detenida el miércoles, sospechosa de haber prendido el fuego que destruyó la zona de Castelo Branco.

Los incendios en Portugal han consumido 75 000 hectáreas de bosques desde inicios de año, un récord en 10 años, y cerca del 80% del territorio está en estado de sequía extrema. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)