22 de marzo de 2016 08:10

Sistema antimisiles permanente en Japón ante lanzamientos norcoreanos

Fotografía no verificada sobre el lanzamiento del cohete de Corea del Norte, el 7 de febrero del 2016. Foto: AFP/República de Corea

Fotografía no verificada sobre el lanzamiento del cohete de Corea del Norte, el 7 de febrero del 2016. Foto: AFP/República de Corea

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Agencia EFE

Japón desplegará de manera permanente en Tokio el sistema PAC-3 para interceptar misiles en respuesta a los repetidos lanzamientos de la vecina Corea del Norte, afirmó el martes 22 de marzo del 2016 el Ministro de Defensa nipón, Gen Nakatani.

Hasta ahora, cada vez que Corea del Norte ha anunciado el lanzamiento de un satélite a bordo de un cohete -algo que la comunidad internacional considera un ensayo de misiles de largo alcance- Japón ha tenido que trasladar este sistema hasta Tokio desde una base militar situada en el este del país.

El despliegue del sistema tierra-aire PAC-3 (siglas de Patriot Advanced Capability-3) está pensado para destruir un proyectil o sus fragmentos en caso de que éstos amenacen con caer en suelo nipón.

El despliegue permanente en la capital nipona, según explicó Nakatani en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo, está destinado a proteger la zona más poblada del país (unos 36 millones viven en Tokio y sus alrededores), que además concentra el núcleo duro de la administración pública japonesa.

El Ministerio de Defensa espera haber completado la instalación permanente del PAC-3 para marzo del año próximo y ha destinado una partida presupuestaria de 900 millones de yenes (7,13 millones de euros/8 millones de dólares) a tal efecto.

El anuncio de Nakatani se produce un día después de que Corea del Norte disparara cinco proyectiles de corto alcance a aguas del Mar de Japón, el cuarto lanzamiento de este tipo en lo que va de mes.

Los lanzamientos se producen en un momento de especial tensión en la península coreana, donde Seúl y Washington realizan sus mayores maniobras militares hasta la fecha (algo que Pyongyang considera un ensayo para invadir su territorio), y después de que la ONU aprobase nuevas sanciones contra el régimen de los Kim.

Estas sanciones responden a la prueba nuclear que Corea del Norte llevó a cabo en enero y al lanzamiento en febrero de un satélite, acciones que violan anteriores resoluciones del Consejo de Seguridad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)