3 de octubre de 2016 07:47

Un sirio vuelve a la prisión en donde Estado Islámico lo torturó

El ejército sirio en el interior de las granjas al suroeste de Handarat campo de refugiados palestinos en la provincia de Alepo, Siria. Foto: EFE

El ejército sirio en el interior de las granjas al suroeste de Handarat campo de refugiados palestinos en la provincia de Alepo, Siria. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Agencia AFP

Ahmad Othman mira impasible el cuarto de hotel en donde durante 32 días sufrió el suplicio del “Balango”, las manos atadas detrás de la espalda y el cuerpo suspendido a una cadena, infligido por los yihadistas del grupo Estado Islámico en Siria.

Durante las sesiones de tortura “mis pies no tocaban nunca el piso. A veces, tiraban de la cadena y luego la soltaban” para acentuar el dolor, explica este hombre de unos 30 años que acompañó a la AFP en la visita del exhotel Manbij, el siniestro lugar en donde estuvo encerrado tres meses a fines de 2015.

“Después, durante un tiempo, no podía caminar ni concentrarme en lo que fuera”, recuerda este exestudiante en literatura francesa, acusado por los yihadistas de haber colaborado con las fuerzas kurdas, enemigo de EI en Siria.

Sin pruebas en su contra, Ahmad fue liberado, tras lo cual se unió a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) , una alianza árabo-kurda que expulsó a EI de Manbij en agosto, con ayuda de bombardeos aéreos estadounidenses.

Las bombas pulverizaron una parte del hotel de cinco pisos, en el que se alojaban sirios pero también turistas extranjeros antes que la guerra estallara en 2011.

Tras pasar una puerta negra de hierro, Ahmad atraviesa un pasillo con, de ambos lados, sombrías células. Avanza con prudencia, como si temiese que en cualquier momento aparezca un yihadista.

En una de las paredes se pintó una inscripción en negro: “el sol del califato se levantó” . “Nosotros en todo caso aquí no podíamos ver el sol”, recuerda Ahmad con amargura.

'Comer o rezar' 

Desde 2014, Manbij, situada en la provincia septentrional de Alepo, fue para el grupo ultraradical una ciudad crucial para el suministro desde Turquía, hasta que fueron expulsados.

Los yihadistas habían transformado los subsuelos de este exhotel en sala de tortura y centro de detención, con diez celdas colectivas y otras para aislar a los detenidos.

También había celdas de 80 cm de altura y 50 cm de ancho “en donde nos dejaban sentados durante días para hacernos confesar”, precisa Ahmad.

Ahmad cuenta que los detenidos tenían sólo unos minutos por día en los que debían escoger entre comer o rezar. Los que osaban por la mañana comer su porción en vez de rezar eran golpeados.

Sobre el suelo polvoriento aún hay trozos de ropa y botellas de plástico. Aún hay esposas enganchadas a las puertas negras de metal.

“Nos golpeaban en todo el cuerpo y en la cabeza”, recuerda Ahmad.

Ahmad estima no obstante haber tenido suerte ya que escuchó decir que hubo prisioneros “ que fueron suspendidos durante más de seis meses y ya no podían caminar por la congestión sanguínea”.

Otros fueron ejecutados, dice.

“Inventaban cualquier tipo de acusación y luego decapitaban a la gente” , agrega el joven. “¿Cómo osan hacerse llamar Estado Islámico?”.

Las nuevas fuerzas que controlan la ciudad prometieron transformar el hotel Manbij en centro para niños.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)