14 de abril del 2016 00:00

Sinohydro continuará un año monitoreando el Coca-Codo

Cuatro turbinas del Coca-Codo iniciaron operación ayer. Estas tienen una capacidad de 750 megavatios (MW). Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Cuatro turbinas del Coca-Codo iniciaron operación ayer. Estas tienen una capacidad de 750 megavatios (MW). Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 38
Alberto Araujo
Redactor
Desde el Coca (I)

La central hidroeléctrica de mayor extensión y potencia construida en el país comenzó a operar ayer, 13 de abril, con cuatro de sus ocho turbinas, lo que equivale a una capacidad de generación de 750 megavatios (MW).

Aunque algunos técnicos de la central indicaron que las pruebas de las cuatro turbinas restantes comenzarían en agosto y que la central entraría a operar a plena capacidad en octubre de este año, el vicepresidente, Jorge Glas, manifestó ayer que toda la central estará operando en su totalidad hacia el mes de julio. La empresa china Sinohydro, encargada de la construcción de la hidroeléctrica desde el 28 de julio del 2010, permanecerá un año más para hacer un acompañamiento en la operación de la planta.

El acto oficial de funcionamiento de las primeras cuatro turbinas se llevó a cabo la mañana de ayer en la casa de máquinas de la central, ubicada en el kilómetro 190 de la vía Quito – Lago Agrio.
En este sitio de la carretera hay un redondel y un desvío para ingresar al proyecto.

Luego de pasar por dos controles de seguridad se debe recorrer unos 10 kilómetros más hasta llegar al túnel de acceso a la casa de máquinas.

Este conducto tiene unos ocho metros de diámetro, 250 metros de largo, 51 metros de alto y 27 metros de ancho, con paredes y techo pintadas de color crema.

Solo la mitad de la estructura está visible, la otra parte está cubierta por una pared de un metal delgado, similar al aluminio, y pintado también de un crema claro.

Al otro lado continúa la instalación de las otras cuatro turbinas de la central y que aún no están en operación.

En el lado visible de la casa de máquinas, el vicepresidente, Jorge Glas, puso en operación las primeras cuatro turbinas del Coca-Codo, al aplastar un botón rojo de uno de los paneles de control.

A través de una videoconferencia, técnicos del Centro de Control de la Energía (Cenace) confirmaron el ingreso de las cuatro turbinas de la central al Sistema Nacional Interconectado (SNI), que es la autopista por donde fluye la energía que producen las centrales eléctricas del país.

En la casa de máquinas no se puede apreciar en toda su dimensión las turbinas. Solo se puede ver la cabeza del rotor, que es la parte superior del equipo y que tiene unos dos metros de alto y un diámetro de siete metros. La mayor parte de las turbinas se encuentra instalada de manera subterránea.

El vicepresidente Glas estuvo acompañado por su esposa y sus hijos, además de los ministros de Electricidad, Esteban Albornoz, y de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, entre otras autoridades y asambleístas.

Durante el discurso de la entrega de la turbinas, Glas indicó que la próxima semana comenzará a operar en firme la central hidroeléctrica Sopladora, que está ubicada en el sur del país.
Albornoz aclaró que esta planta ingresará a operar con una de sus tres turbinas, las cuales en conjunto alcanzan una potencia de 487 MW.

Las autoridades prevén que las dos turbinas restantes empiecen a generar el próximo mes. Asimismo, el Ministro de Electricidad aclaró que una vez que se haya entregado totalmente el proyecto Coca-Codo Sinclair, con sus ocho turbinas y un total de
1 500 MW de potencia, no habrá concluido el trabajo de
Sinohydro, la constructora china a cargo de la obra.

Esta última realizará un trabajo de operación asistida con los técnicos ecuatorianos. El objetivo es dar seguimiento y capacitación para que haya un mejor manejo de la tecnología de la central. “Hay un tiempo que está incluido en el contrato, pero también nos van a ayudar con un tiempo adicional con el fin de operar de la mejor forma durante un año.”

¿Se contempla un pago adicional por este trabajo? “No tengo el valor”, dijo Albornoz, quien añadió que todavía está pendiente la liquidación del contrato. Este proceso se llevará a cabo luego de que esté operando la central a plena capacidad.

Lo anterior implica la liquidación de plazos, detalles técnicos y financieros, y la determinación de posibles multas al concesionario en caso de que haya retrasos no justificados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)