1 de mayo de 2017 00:00

2 969 sindicatos con baja representación

879 000 empleados conforman las organizaciones sindicales más grandes del país. Fotos: Diego Pallero y Armando Prado/ EL COMERCIO.

879 000 empleados conforman las organizaciones sindicales más grandes del país. Fotos: Diego Pallero y Armando Prado/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Carolina Enríquez

Los sindicatos tienen la capacidad de incidir en políticas laborales como la definición del salario básico que percibirá un trabajador y son la voz de la fuerza laboral ante los empleadores. Pero en Ecuador pocos empleados están sindicalizados.

En el país existen 5 853 organizaciones laborales; de ellas, 2 969 están activas a la fecha, según el Ministerio del Trabajo.

La mayor parte de trabajadores sindicalizados está representado por tres agrupaciones en el país: el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y el Parlamento Laboral Ecuatoriano (PLE).

Esas agrupaciones reúnen a nueve grandes centrales sindicales y estas, a su vez, congregan a 1 430 organizaciones. FUT, CUT y PLE representan a unos 879 000 trabajadores, según sus dirigentes.

Sin embargo, a escala nacional existen 7,7 millones de personas con empleo. Los trabajadores sindicalizados laboran en 21 sectores productivos como agricultura, construcción, pesca, electricidad, entidades estatales, etc.

En la última década se crearon 83 organizaciones por año, mientras que en los 68 años anteriores apenas fueron 31 por año, según información del Ministerio del Trabajo.

Para esta Cartera, el aumento obedece a los esfuerzos del Gobierno en los procesos de fortalecimiento organizativo, en especial, para que grupos que antes no estaban protegidos accedan a la sindicalización, como las trabajadoras del hogar, del sector de la madera y de la industria pesquera.

Pero aun con más sindicatos, la cantidad de trabajadores agremiados es mínima. El Centro de Estudios de la Política Laboral calcula que el 4% del total de los trabajadores públicos y privados está representado por las organizaciones.

Si bien hay una cantidad importante de empleados sindicalizados en el sector privado, el número de empresas es grande y no todo el personal accede a este derecho. Hace falta fortalecer la sindicalización en lo privado, dice Gabriel Recalde, titular del Centro.

En el PLE, por ejemplo, de los 204 000 representados el 70% labora en el Estado. Para esta agrupación, el número de organizaciones podría crecer, pero las amenazas de despidos desincentivan su creación.

En su informe Aplicación de las Normas Internacionales del Trabajo de este año, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pidió al Gobierno ecuatoriano que revise la norma que fija un mínimo de 30 trabajadores para conformar un sindicato privado. En Chile se exigen 8; en Costa Rica, 12; y en Colombia, 25.

Las autoridades respondieron a la OIT, según ese mismo informe, que la norma busca garantizar la representatividad del comité de empresa.

Xavier Sisa, vocal de los empleadores ante el Consejo Nacional de Trabajo, considera que los sindicatos han crecido en el país y que Ecuador es activo en el respeto al derecho sindical. Una muestra de ello es la reducción de la conflictividad laboral. “La última huelga importante fue la de Erco hace siete años”.

La CUT, afín al Gobierno, representa a 650 000 trabajadores. Según datos del Ministerio del Trabajo, esta agrupación reúne a 316 organizaciones.

Entre los trabajadores se encuentran campesinos, empleados públicos y privados, empleadas del hogar, etc. Su dirigente y asambleísta electo alterno de PAÍS, Oswaldo Chica, dijo que cada vez más trabajadores buscan sindicalizarse en esta central, ya que ofrece asesoría en derechos laborales, entre otros aspectos.

El FUT, activo desde mediados de los años setenta, aglutina cuatro grandes centrales sindicales. Representa a más de 25 000 trabajadores de los sectores ensamblador, artesanal, estatal y otros, dijo su titular, Ángel Sánchez.

El trabajo de base es lo que ha permitido mantener su vida jurídica, añadió Sánchez.

Los sindicatos también ofrecen capacitación, conforman cajas de ahorro y defienden los intereses de los trabajadores.

Una de sus principales tareas es designar a los representantes de los trabajadores ante el Consejo Nacional de Trabajo, encargado de discutir las políticas laborales, de empleo y salarios. Los vocales son designados por las centrales o frentes más importantes.

Y hasta inicios del año pasado, además, votaban en la elección del vocal de los trabajadores ante el Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Pero un dictamen de la Corte Constitucional -del 2016- declaró el proceso inconstitucional.

Fernando Ibarra, del PLE, indicó que ahora es necesario reformar la Ley de Seguridad Social para definir cuál será el nuevo mecanismo a aplicar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (4)