13 de April de 2010 00:00

Sindicatos apoyan a Garzón en acto multitudinario en Madrid

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Madrid, DPA

Cientos de personas respondieron hoy a la llamada de los dos principales sindicatos españoles en apoyo del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, quien será juzgado por el Tribunal Supremo por haber presuntamente prevaricado en su investigación sobre las desapariciones del franquismo.

El auditorio de la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid fue el escenario del encuentro convocado por Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT), una semana después de que el juez del Supremo Luciano Varela diese el último paso para sentar a Garzón en el banquillo de los acusados.

"La admisión de las querellas es una falta de respeto a las víctimas del franquismo y un instrumento para favorecer el fascismo español", manifestó en la apertura del acto el ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, ante un auditorio abarrotado en el que ondeaban banderas de la II República española.

Fuera se congregaron numerosas personas que no pudieron entrar al recinto por falta de espacio. Entre los asistentes, además de los líderes de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, se encontraba también el rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa; el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara; el portavoz parlamentario de ese partido, Gaspar Llamazares; y el ex presidente del gobierno regional de Cataluña Pasqual Maragall.

"Estamos ante una vergüenza histórica. Ante una farsa de juicio que todos los demócratas debemos denunciar", manifestó el secretario general de UGT.

Es una "vergüenza que organizaciones que en otros países estarían ilegalizadas, en España ven atendidas sus exigencias", dijo por su parte el líder de CCOO, refiriéndose a las tres organizaciones ultraderechistas que se querellaron contra Garzón, entre ellas la Falange Española de las JONS, heredera del partido único en el que se asentó la dictadura del general Francisco Franco.

Los impedimentos judiciales que el Tribunal Supremo ha impuesto a Garzón habrían hecho "imposible el proceso de Nuremberg contra los nazis", aseguraron los sindicatos en una declaración conjunta. Quien no está de acuerdo con el acto organizado en apoyo del juez de la Audiencia Nacional es el conservador Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy.

Se trata de un "disparate" y un "atentado contra la democracia" con el objetivo de "presionar" al juez Varela, consideró hoy su "número dos", María Dolores de Cospedal.

"Si estuviera afiliada a un sindicato, para mí sería una vergüenza que mis representantes se dedicaran a actuar contra la democracia de esta manera tan absolutamente disparatada", dijo la secretaria general de la principal formación opositora española en una entrevista concedida a la cadena Telemadrid.

La querella contra Garzón fue interpuesta por el autodenominado sindicato Manos Limpias, la asociación Libertad e Identidad y la Falange Española de las JONS.

Según estas organizaciones, Garzón se declaró competente en 2008 para investigar la desaparición de miles de personas durante la Guerra Civil y la posterior dictadura pese a que sabía que por ley no le correspondía hacerlo, incurriendo de esta forma en un delito de prevaricación.

El juez Varela, por su parte, ha responsabilizado a Garzón de dictar resoluciones que "son objetivamente contrarias a Derecho" y decidir "conscientemente ignorar u orillar" la Ley de Amnistía de 1977.

La Fiscalía, sin embargo, se ha mostrado reiteradamente contraria a sentar a Garzón en el banquillo al no ver indicios de delito en su proceder. Garzón presentó el sábado un recurso contra el último auto de Varela.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)