22 de March de 2010 00:00

2 simulacros se tomaron a la ligera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Quito

El sonido estridente de una bocina dio la alerta de evacuación. Oficinistas, visitantes, mensajeros... que estaban en el edificio de la Corporación Financiera Nacional (CFN), en la Patria y Juan León Mera, avanzaron por los dos graderíos del inmueble.

Eran las 11:10 del viernes, la mayoría de personas de la Secretaría Nacional de Planificación (Senplades) y de la CFN copó las escalinatas para evacuar el edificio de 22 pisos. Todos debían avanzar hasta la zona de seguridad en el parque El Ejido.



Los consejos
Si usted está dentro de una edificación durante un sismo se debe alejar de ventanas y de objetos que puedan caer.
No se deben utilizar los ascensores. Use las gradas de emergencia. Los 600 oficinistas atravesaron la avenida Patria ayudados por la Policía Nacional. El tránsito se restringió mientras duró el ejercicio de evacuación.

Esteban Cedeño participó en el simulacro. El oficinista llegó hasta el parque el Ejido a paso pausado, mientras conversaba con una colega. Dijo que este ejercicio es necesario “para estar prevenidos ante un desastre, pero admitió que no todos toman en serio el simulacro. Es porque sabemos que no es real”.

El subteniente de los bomberos Gabriel Rodríguez fue enfático: los ciudadanos no están conscientes de la importancia de estos ejercicios. Rodríguez cree que la gente debe corregir esa actitud si quiere seguridad. 

Luego de los terremotos ocurridos en Haití y en Chile, la preocupación de estar preparados ante un desastre natural se activó. Ante esto, los organismos de socorro como el Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja, han recibido más solicitudes para asesorar  simulacros de evacuación.

El Cuerpo de Bomberos, según Rodríguez, no tiene un registro de cuántas peticiones de capacitación llegan a diario a este organismo. “Pero todos pueden acceder a este servicio”.

Lo que deben realizar las instituciones, colegios, barrios y familias es acercarse a la institución y solicitar el Plan de Autoprotección. El documento tiene nueve puntos (ver infografía). Una vez que los coordinadores entreguen toda la documentación deben realizar una reunión con los organismos de socorro para coordinar acciones.

Los organizadores del simulacro de Senplades afirmaron que la elaboración del plan tomó un año. El objetivo era detectar las falencias. La lección principal fue que los involucrados no tomaron en serio la evacuación. 

El paramédico Christian Rivera, quien participó como veedor, explicó que los oficinistas olvidaron procedimientos básicos. Entre ellos, cubrirse con las manos sus cabezas al momento de evacuar. “No tienen cuidado de los vidrios que muy probablemente caerían en caso de un sismo”. Tampoco hubo solidaridad con las personas con discapacidad.

Esta falta de compromiso tiene una explicación para el sociólogo Carlos Chávez: la falta de experiencia.  “En el imaginario de la gente no se han registrado desastres de magnitud”.

Además, Chávez considera que las evacuaciones y simulacros deben ser constantes y no acciones que se toman coyunturalmente. “La educación de las nuevas generaciones es básica”.

En eso coincide Jesús Jaya, del Cuerpo de Bomberos. Él participó en otro simulacro realizado en el edificio Plaza 2000, el pasado jueves. Ese día las falencias fueron similares. Los oficinistas evacuaron la construcción entre risas y bromas.

Las 650 personas que trabajan en ese inmueble se tardaron cerca de 11 minutos en evacuar los 15 pisos. Ese día también se realizaron simulacros de personas atrapadas y heridas. Esto, según el Cuerpo de Bomberos, ayuda a medir los tiempos de respuesta de los organismos de socorro.

Pero para Dalia Apunte, quien visitaba el edificio de la CFN durante estas actividades, estos simulacros dejan buenas lecciones. “Es oportuno que nos acostumbremos  y es bueno que alguien tome la iniciativa”.

Los representantes de Bayer, quienes organizaron el simulacro del Plaza 2000, realizaron una evaluación posterior. Allí se determinaron que hace falta más señalética en el edificio y más compromiso de los oficinistas. Jaya resaltó que solo con  la práctica constante se logrará mayor aceptación de la ciudadanía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)