3 de octubre del 2015 00:00

Los padres tendrán dos horas para retirar a sus hijos de sitios seguros

Simulacro

Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 10
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Diego Puente
y Diego Puente 
Redactores (I)

Alrededor de las 09:15, los estudiantes de la Unidad Educativa Geovanni Farina (cantón Rumiñahui) escucharon el sonido de la alarma. Esto dio la pauta para que tomaran sus kits de seguridad, que incluyen: mascarillas, gafas, gorras, agua… y salieran hacia su sitio seguro: el colegio América del Valle, ubicado entre el puente 8 y 9 de la autopista General Rumiñahui.
Es el tercer simulacro que se realiza en esta institución particular que cuenta con 1 800 estudiantes y 100 docentes.

Ayer, se realizaron simulacros simultáneos en 63 instituciones educativas, que están en la zona considerada de riesgo por el volcán Cotopaxi. En estos, se corrigieron errores del pasado. Por ejemplo, en varios planteles se mejoró el tiempo. En el caso del Farina, ubicado en El Triángulo, hubo una particularidad: se cambió la ruta de evacuación.

Esto, con el objetivo de mejorar los tiempos de llegada de los estudiantes. En relación con el simulacro anterior, bajaron de 25 a 20 minutos, ya que pasaron por el proyecto Armenia I, un viaducto a cargo de la Prefectura de Pichincha y que todavía sigue en construcción.

En la Unidad Educativa Juan de Salinas también redujeron el tiempo de evacuación. Cerca de 1 600 niños, niñas y adolescentes hicieron 15 minutos hasta el parque en el que se encuentra el monumento a Rumiñahui. Antes se demoraban 19.
Sin embargo, hubo observaciones. Los docentes y estudiantes tuvieron que sortear dos problemas. El primero se relacionó con carros estacionados sobre líneas verdes que pintó la Municipalidad de Rumiñahui para guiar a las zonas seguras.

Además, el tránsito vehicular no fue cerrado en todo el trayecto. En la avenida Atahualpa, los buses y camiones pasaron a centímetros de los estudiantes.

El segundo inconveniente se presentó cuando llegaron al parque. Solo estaba abierto un acceso y provocó que los niños se demoraran en ingresar.

Wilmer Llerena, mayor de Policía, que estuvo en este simulacro, dijo que estos contratiempos se subsanarán en los próximos ejercicios.

La solidaridad primó en el simulacro. Adrián R., y Miller A., ayudaron a Erick, un niño que utiliza muletas. En cambio, cuatro compañeros se turnaron para empujar la silla de ruedas de Micaela, una infante con discapacidad que cursa el segundo año de básica. Con dificultad indicó que en caso de una erupción, ella tiene que buscar la forma de llegar a la escuela Juan Montalvo en donde estudia su primo.

Simulacro

En la Unidad Educativa Jacinto Jijón y Caamaño hubo una reducción de 14 a 11 minutos. La rectora, Mari Vizuete, mencionó que no hubo contratiempos y 800 jóvenes se dirigieron a La Finca Helsinki, que es de propiedad de la institución. Ahí estudian 220 niños de 5 y 6 años que tienen su propio plan de contingencia. Ante la interrogante de los padres del porqué no salieron sus hijos con las mochilas, ella señaló que se dispuso que los niños y adolescentes salieran solo con el kit de emergencia. “El objetivo es salvar vidas, no mochilas”.

En este ejercicio participó un promedio de 29 500 alumnos que estudian en 63 planteles, que pertenecen a las zonas: dos y nueve (Napo y Pichincha). De ellos, 46 están en Rumiñahui, 16 en Quito y uno pertenece a Napo.

Estas 112 instituciones están cercanas a los ríos Pita, Santa Clara y San Pedro, por donde bajarían los flujos de lahares en caso de una eventualidad.

Dos horas para retirarlos

El ministro de Educación, Augusto Espinosa, observó el simulacro del colegio Farina. Él expresó que los padres y madres tendrán dos horas para retirar a sus hijos de los sitios seguros. Caso contrario, serán trasladados a albergues.

Para esto, especificó que están dispuestas las vías de evacuación para que puedan retirarlos. Por ejemplo, dijo, la autopista General Rumiñahui será unidireccional. Es decir, Los Chillos-Quito. Esto para facilitar la movilidad de las personas que estén en proceso de evacuación. “Habrá vías habilitadas de ingreso”, sostuvo.

Esto no entorpece el plan de contingencia elaborado por las municipalidades. Según Juan Zapata, secretario de Seguridad de Quito, las dos entidades manejan escenarios diferentes. El Ministerio de Educación evacuaría a los estudiantes en alerta naranja. Cuando esto ocurra, el Municipio de Quito hará operativos para restringir el paso de los vehículos hacia Los Chillos. “Así se ayudará a que la evacuación de los estudiantes sea segura, porque la evacuación de la comunidad será en roja”.

Otra de las acciones de prevención que se realizarán en las próximas semanas estará relacionada con la participación de los padres y madres de familia. Esto para sacar un informe final de cómo serían las evacuaciones de los estudiantes. Se prevé que el jueves 8, el viernes 9 y el sábado 10 (aprovechando el feriado) se haga una actividad con los padres para que sepan cómo reaccionar en caso de una eventualidad. Se lo haría en los 112 establecimientos.

Además, el Ministro indicó que a largo plazo se hará una reubicación de los establecimientos en zona de riesgo. “Tenemos que adecuar otros espacios para estos planteles. En el caso de Rumiñahui se donó un terreno de 7 hectáreas para la edificación de nuevos establecimientos. Será a futuro”.

No olvide

Los kits de emergencia son importantes
. Agua embotellada y mascarillas deben ser parte de los utensilios que lleven los estudiantes a diario.

En el cuello debe colgar un carné emplastificado con datos para ubicar al representante. Se debe especificar si el estudiante tiene enfermedades.

El tiempo que tendrán los familiares para retirar a los estudiantes será de dos horas. Se recomienda designar una persona que viva cerca a la institución.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)