16 de marzo de 2016 00:00

Cinco pasos para ocupar la Silla Vacía en el Concejo

Esta fue la sesión del Concejo Metropolitano presidida por el Alcalde Mauricio Rodas que se efectuó el jueves. También asistió público particular. Foto: Cortesía

Esta fue la sesión del Concejo Metropolitano presidida por el Alcalde Mauricio Rodas que se efectuó el jueves. También asistió público particular. Foto: Cortesía

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 13
Érika Guarachi
eguarachi@elcomercio.com

Usted quiere que ese espacio abandonado de su barrio se convierta en un rincón ecológico o, quizás, tiene una propuesta para el control de mascotas. A lo mejor sus vecinos quieren que una calle lleve el nombre de algún personaje o necesitan que se cree una ruta de transporte estudiantil público. Para exponer estos y otros temas, en el Concejo ya existe en Quito la Silla Vacía.

Esta figura da la posibilidad a cualquier persona de convertirse en un edil más del Concejo Metropolitano; es decir, de participar con voz y voto en propuestas y reformas de ordenanzas y resoluciones.

Los planteamientos se pueden enmarcar en diversas áreas como movilidad, ambiente, uso de suelo, vivienda, hábitat y espacio público. Solo hay restricción sobre obras y presupuesto municipal.

La figura se estipula en la ordenanza de Participación Ciudadana y Control Social, aprobada el 25 de febrero. Y fue alimentada de las propuestas de las ediles Susana Castañeda, Daniela Chacón e Ivonne Von Lipke, así como de los múltiples debates de organizaciones y foros.

Uno de los aportantes de la sociedad civil fue Ernesto Delgado, del Foro de Participación Ciudadana. Delgado se siente satisfecho por la incorporación de la Silla Vacía ya que “conlleva generar una corresponsabilidad de las personas en temas importantes del Concejo”.

Para ocupar este espacio, es preciso seguir estos pasos.

1. Organizarse es la clave
Grupos de mujeres, jóvenes, estudiantes, moradores, colectivos y organizaciones de hecho y de derecho, así como todos quienes tengan propuestas e inquietudes sobre un tema que les afecte o que requieran que sea tratado por el Concejo de Quito deberán agruparse para generar un planteamiento que pueda ser presentado.

Luego, deberán nombrar a un representante que será partícipe en el Concejo. Esta elección deberá ser respaldada con una lista de los participantes y sus firmas. El representante deberá ser mayor de edad, no ser un funcionario público ni haber sido candidato principal o alterno a Concejal o Alcalde en este período .

2. Presentar documentos

El segundo paso implica presentar tres documentos.
Uno es una solicitud dirigida a la Secretaría del Concejo en la que se explique el tema de interés colectivo, sus motivos y un resumen fundamentado y sustentado. Se deberá colocar la dirección domiciliaria del representante, un correo electrónico y un número de teléfono para contactarlo.

Otro documento solicitado es la copia de la cédula del representante y de un suplente.

El tercer escrito que se requiere es un documento con las firmas de las personas que asistieron a las reuniones en las que se abordó la propuesta y que respaldan el nombramiento del representante.

En la Secretaría del Concejo se verificará que la propuesta presentada cumpla con todos estos requisitos. Luego se analizará a qué comisión del Concejo le corresponde tratar este planteamiento.

La Secretaría del Concejo tendrá cinco días laborables para verificar la documentación; si no encuentra observaciones se enviará la solicitud a la comisión respectiva.

3. Revisión del pedido
La comisión del Concejo asignada deberá revisar el planteamiento para luego convocar a sus proponentes.
Las comisiones se reúnen habitualmente cada 15 días. Sin embargo, se podrá convocar a una reunión de manera extraordinaria para incluir los temas propuestos por quienes deseen usar la Silla Vacía.

4. Sustentar la propuesta
En la reunión entre los proponentes y los ediles de la comisión, los concejales darán una asesoría sobre cómo presentar la propuesta y qué documentos requieren añadir para sustentarla.
Los concejales, además, pueden apoyar a los proponentes en la tarea de conseguir esa documentación en las entidades correspondientes.

Puede ocurrir que un tema tenga dos propuestas que se opongan. La comisión aquí también juega un papel importante, pues apoyará al debate de los dos grupos para que se llegue a un acuerdo. Si ese acuerdo no se da, se podrán presentar ambas visiones ante el Concejo pero los representes solo participarán con voz y no podrán tener un voto.

5. Presentar informe final
La comisión deberá presentar un informe final sobre la propuesta planteada, antes de que sea llevada al Concejo Metropolitano. Luego, el representante deberá ser convocado a todas las sesiones ordinarias y extraordinarias que sean necesarias para abordar el tema que propuso.
Quien cumpla las funciones de representante deberá asistir puntualmente a las sesiones de comisión y de Concejo, deberá ejercer sus funciones de manera personal, es decir no podrá delegar a nadie, a excepción de su suplente.
Las personas que ocupen la Silla Vacía serán responsables civil y penalmente de sus palabras y conducta, por lo que no podrán ser groseras.

En contexto

El 25 de febrero se aprobó la Ordenanza municipal 102 llamada Sistema Metropolitano de Participación Ciudadana y Control Social, que sustituye a la Ordenanza 187. En esta se recoge la figura de la Silla Vacía y clarifica cómo será su utilización.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)