10 de junio de 2014 21:49

Arrestan a colaboradores del dueño del ferri surcoreano en una redada 

Oficiales de la guardia costera surcoreana participan en la operación de rescate tras el naufragio del ferri Sewol. Foto: EFE

El naufragio costó la vida a 304 personas. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
EFE

Unos 6 000 policías irrumpieron hoy en el complejo de una secta cristiana de Corea del Sur, donde arrestaron a cuatro feligreses que podrían haber ayudado a huir a Yoo Byung-eun, el fugitivo dueño del ferri Sewol cuyo naufragio costó la vida a 304 personas.

Los agentes penetraron en las instalaciones de retiro de la Iglesia Evangélica Bautista en Anseong, unos 80 kilómetros al sur de Seúl, informó la cadena pública KBS, con órdenes judiciales para el arresto de dos miembros de esta secta de la que Yoo es uno de los miembros fundadores.

En la redada los policías también buscaron de nuevo al dueño de facto de Cheonghaejin Marine, la naviera del buque hundido el pasado 16 de abril, por si hubiera regresado a las instalaciones de la organización religiosa.

Las autoridades ya entraron sin éxito en el complejo a mediados de mayo al creer que se ocultaba allí el hombre más buscado de Corea del Sur, aunque para entonces Yoo había huido a otro lugar.

En las pasadas semanas las autoridades ya detuvieron a otros cuatro miembros de la secta sospechosos de haberle ayudado a escapar.

Seúl ofrece una recompensa de casi USD 500 000 por entregar a Yoo, al que se atribuyen responsabilidades en el accidente del Sewol desde que salió a la luz que el buque llevaba hasta el triple de la carga permitida y presuntamente incumplía importantes normas de seguridad.


Además, este misterioso empresario y artista de 73 años está acusado de malversación de fondos, evasión y soborno al destaparse tras el naufragio supuestas transacciones ilegales de Cheonghaejin Marine, sus empresas afiliadas y la propia organización religiosa de la que es un influyente miembro.
Aunque el fugitivo no posee acciones de la naviera se cree que la controla de facto a través de sus hijos, que sí acaparan un importante número de participaciones.

Su hijo mayor, Yoo Dae-kyun, también se encuentra en busca y captura bajo recompensa de unos USD 100 000.

La investigación del caso ya ha provocado varias detenciones de empleados de la naviera por la sobrecarga ilegal del buque.
El hundimiento del Sewol ha dejado 304 muertos, la mayoría jóvenes estudiantes de 16 y 17 años, y todavía quedan 12 cadáveres por recuperar del ferri que sigue sumergido en aguas al suroeste del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)