9 de octubre de 2015 22:59

Sesión popular por los 195 años de Independencia de Guayaquil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Redacción Elcomercio.com

Intervención

Rafael Correa: “Muchas gracias. Buenas tardes a todos y todas. Qué gusto da escuchar los mensajes con compromiso, consistencia ideológica. Gracias a todos y todas por estar aquí en el Guasmo Sur, bastión de la revolución ciudadana. Un abrazo a los trabajadores de los medios de comunicación. A las autoridades civiles, militares, eclesiásticas y de la Policía Nacional, a nuestra querida Comandante Tania Varela. Estamos seguros que los cantones de la Zona 8 están en las mejores manos.

Un abrazo a los miembros de las organizaciones sociales. Un abrazo a representantes de las juntas parroquiales, a los miembros de la Comisión de Tránsito del Ecuador. Saludos a todas las autoridades.

Hoy venimos a festejar a nuestra urbe que acoge con calidez a propios y visitantes. La historia ha reconocido los nombres de los que lideraron a los pueblos. Hay luchas sin treguas porque el triunfo traerá oportunidades para sus hijos e hijas.

Debemos reconocer a los actores más importantes de la gesta octubrina. La liberación de los pueblos no es obra de unos cuantos líderes que a lo sumo son coordinadores de lo que está en gestación. Los verdaderos protagonistas son los pueblos. Hoy nuestro homenaje a los sencillos guayaquileños que se unieron a la causa libertaria y evitaron un gran derramamiento de sangre. Qué gusto celebrar con ustedes los 195 años de Independencia de Guayaquil. Sin ustedes no somos nada compañeros.

La liberación no es obra de unos cuantos, los verdaderos protagonistas son los pueblos que deciden liberarse. Nosotros somos los rostros conocidos pero no los más importantes. En nuestra revolución ciudadana todos somos necesarios. Nadie debe ser imprescindible. Nuestra fortaleza reside en el pueblo que nos respalda y nos alienta. La gesta libertaria del 9 de octubre no es gloria solo para Guayaquil, sino para el Ecuador entero.

Hace falta una base ética para formar una libertad verdadera. Ecuatorianos en las luchas por la libertad no cabe el temor, debemos luchar con paso firme. Los de luto en vez de debilitarnos nos han unido más que nunca. Nuestra fortaleza reside en el pueblo que nos respalda y nos alienta.

Somos sinceros y hemos cumplido con lo prometido. Esa confianza que nos brinda el pueblo nos compromete más para seguir trabajando.

La libertad no es un concepto aislado. Se requiere de una base ética para la real existencia de libertad. Qué libertad tenía el trabajador tercerizado en la larga y triste noche neoliberal. Esa empleada doméstica que ganaba USD 80 mensuales sin beneficios laborales.

La palabra libertad recuerda la trilogía de la revolución francesa, libertad, igualdad y fraternidad. Son condiciones necesarias en toda sociedad. Deben complementarse una con otra. Por sí sola la libertad liquida la igualdad. Solo la fraternidad permite mantener la libertad pero sin abandonar la lucha por suprimir las desigualdades.

Gobiernos neoliberales bajo el argumento de la libertad fueron permisivos con la explotación al ser humano, son considerar que las oportunidades no eran iguales para todos. Promovimos una ley de herencia y plusvalía cuyo objetivo era lograr una redistribución de la riqueza para acercarnos a la igualdad para vivir la verdadera libertad. Estos proyectos de ley no tienen un carácter recaudatorio sino redistributivo. Los que nacen en cuna de oro repartan un poco a los que todavía nacen sin cuna. Nos hicieron tener dudas de la propuesta del Gobierno y nos quitaron convicción sobre lo pertinente de esta búsqueda de justicia social.

Con la desinformación y manipulación quisieron provocar otro 30 de septiembre para ver si tenían éxito. No cabe albergar temor ni mermar el paso. Hay que luchar firmes convencidos de que hacemos lo correcto, con orgullo por lo alcanzado. Somos más, muchos más y no podrán vencernos.

Hoy los herederos de fortunas depositadas en paraísos fiscales, herederos de prácticas golpistas, a los que se disfrazan de analistas, periodistas y empresarios sepan que la patria los tiene identificados.

Las cámaras empresariales que se opusieron a estas leyes debieron hablar como ricos propietarios de riqueza. Tienen sus capitales fuera del país, especulan con tierra y ni al morirse quieren repartir un poco su riqueza. Fueron tan descarados que incluso hablaron en defensa de la familia.

Algo similar a los que usan la condición der indígenas y trabajadores. A llenar de ética el debate público. A no usurpar el sagrado emblema de la clase trabajadora, del pueblo indígena para hacer politiquería. Pese a sus piedras, palos, gritos, marchas, campañas de desprestigio no podrán doblegar la moral de un pueblo que se endurece en la lucha. Los mejores marinos no se forman en aguas calmas sino en bravas. Su luto será eterno porque el pasado no volverá.

El 30-S el Ecuador cambió. Ahora hay una nueva lucha. No permitir que quienes se disfrazan de empresarios, indígenas, trabajadores, estén por encima de las grandes mayorías. Somos más y aquí va a mandar la inmensa mayoría. Hoy Ecuador quiere mejorar lo que ya tiene.

Promueven lo que he denunciado como un golpe blando, operado con el abierto desafío a las leyes, la agresión a la fuerza pública, la guerra psicológica y económica. Prueba de ello es lo que se ha vivido en los últimos meses. Están motivados por asaltar el poder. La verdad poco a poco sale a la luz.

Hemos cumplido con lo ofrecido. La traición a nuestros mandantes no tendrá cabida en una revolución que se sustenta en la confianza de nuestra gente. Esa confianza que nos brinda el pueblo nos compromete más para seguir trabajando. Son situaciones difíciles que hemos pasado pero queridos ecuatorianos hemos podido salir adelante.

Dijimos que el 2014 – 2015 iban a ser años difíciles. Paramos la refinería de Esmeraldas pero se ha hecho así una nueva refinería. Invertimos cerca de USD 1 000 millones que nos troca pagar a nosotros y los frutos los cosecharán los futuros gobiernos. Pese a este tipo de circunstancias, no hemos parado ni una obra para los ecuatorianos.

En estos años de revolución hemos forjado redes de protección para los más pobres. Todas estas dificultades nos fortalecen y nos impulsan a seguir construyendo y fortaleciendo la Patria nueva. Nuestras obras sí son significativamente mayores que las de gobiernos anteriores juntos.

Este año era difícil porque iba a ser la última fase de las hidroeléctricas que nos permitirán un cambio estructural y exportar servicios energéticos. Seis megaproyectos multipropósito serán puestos a funcionar este año. Gracias a la adecuada inversión, esta nos servirá para enfrentar de menor manera el fenómeno de el Niño.

Además de lo que ya teníamos anticipado se desplomó hace un año el precio del petróleo. Por no tener moneda nacional tenemos la fuerte apreciación del dólar. Cualquier economista serio sabe que eso es triturar a la economía. Son situaciones difíciles pero saldremos adelante.

Todo esto enfrentaremos el 2015. La última encuesta de desempleo muestra un descenso del 2%. Tenemos el índice de desempleo más bajo de América latina. Estimamos crecer este año el 0,4%. En el entorno de este año duro es algo bueno.

Se han mantenido las transferencias de los GADs sobre la base del barril de petróleo en USD 79. Todo el costo del desplome petrolero ha sido asumido por el gobierno central y no por los locales. Creceremos poco pero continuamos sembrando la patria de centros de salud, barreteras, obras para el buen vivir.

Ayer entregamos 47 hectáreas de parque, con una inversión de USD 80 millones, eso es el parque Los Samanes. La segunda etapa comprende 137 hectáreas con una inversión de USD 10. Es una zona de reserva forestal. Con esto las familias podrán realizar deportes extremos y al aire libre. Tener un lugar amigable y silvestre. En noviembre se inaugurará la tercera fase con graderíos, pistas de trote, juegos infantiles y servicios complementarios.

Esto no es ni la cuarta parte de lo que será finalmente el parque Los Samanes. Samanes es el par que en construcción más grande del mundo. Frente a las amenazas de la naturaleza, la institucionalización de la gestión de riesgos, la preparación y respuesta nos coloca en mejores condiciones para enfrentar los fenómenos naturales. Es la capacidad de resiliencia para enfrentar los fenómenos naturales. El Gobierno ha invertido más d USD 1 000 millones en proyectos de riego. El país está preparado para el fenómeno de El Niño.

Seguimos trabajando con seriedad. Están activadas mesas técnicas. Nos preparamos para el peor escenario. Todos los que viven en zonas de riesgo sepan que este es un gobierno con rostro humano. Trabajaremos para proteger vidas y bienes de nuestros compatriotas. Todas estas dificultades no nos amilanan sino que nos fortalecen. Flaquear o rendirnos no es una opción.

Jóvenes, en las dificultades se forman los hombres y naciones. Se ve ahora quién es quién. Los mediocres o aquellos que trabajamos por la patria. Impulsamos la ley de justicia laboral. Antes de finalizar nuestro periodo presentaremos una reforma integral a la seguridad social para que se extienda a todos los trabajadores, no solo para los que tienen relación de dependencia.

Sabemos que los que se oponen a todo y todo el tiempo, los falsos dirigentes indígenas y sindicales, ciertos medios de comunicación tratarán de crear conflictos. Desinformarán de los alcances del proyecto. Ya adelanto la noticia para que nos informemos bien y no nos dejemos sorprender.

El bien común es la meta de los que soñamos con un Ecuador equitativo y solidario. Construimos un país para que todos tengan alas mismas oportunidades de levantar una sociedad más justa. Seamos ciudadanos comprometidos con su país, con la sociedad en la que viven. ¡Viva el Guasmo, viva el Ecuador, viva Guayaquil por la Patria, y la Patria por Guayaquil!

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (3)