4 de December de 2010 00:00

La violencia es más que cifras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Dimitri Barreto P.

La ráfaga de aquella madrugada sacudió a los moradores de Balerio Estacio, Guayaquil. Pero nadie intervino. Los seis desconocidos escalaron la casa de caña de Rosa Tigrero Arana y abrieron fuego. La mujer, de 51 años, recibió ocho balas.

Sobre la cama, Roxana Morante, su nuera de 21 años, y Brithany, su nieta de 4 años, estaban abrazadas, como dormidas. Su pijama blanca, empapada de sangre. Las dos recibieron dos disparos.

Tras el triple crimen del 29 mayo la conclusión fue que los autores se habían equivocado de víctimas. ¿Por qué? ¿Quién se equivocó? Otro caso en la impunidad. Triple femicidio: asesinato con odio contra la mujer.

En Ecuador casos como estos merecen atención. Un primer paso es cuantificarlos. Y aquello implica acceder a información concertada y creíble del sicariato, secuestro exprés, prestadiario, etc.

Las bases de datos de la Policía Judicial ni siquiera coinciden con las de los comandos provinciales de la misma Fuerza. Menos con las estadísticas de la Fiscalía.

Mas la unificación de indicadores -que se aplica con observatorios metropolitanos-, esa sola enumeración de hechos, no sirve de nada sin una georeferenciación del crimen. ¿Dónde ocurre? ¿Cómo son esos sectores? ¿Hay infraestructura básica? ¿Hay servicio de transporte? ¿Y la educación? ¿Y los jóvenes?

Quizá el mapa del delito y el crimen organizado en Ecuador permita ver, de forma técnica y no política, que el actual estado de violencia requiere estrategias elementales, antes que el simple confinamiento de presos o la criminalización de adolescentes o el culto a la xenofobia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)