Vehículos robados se venden en cinco países

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Diego Bravo.  Redactor 

Más de siete millones de automotores fueron robados, a escala mundial. Una parte fue vendida fuera de sus países de origen en el 2013, según un reporte de la Policía Internacional (Interpol).

Ecuador se incluye en estas estadísticas. De hecho, en operativos desplegados por la Policía se ha detectado que mafias internacionales dedicadas a la sustracción de vehículos operan en Ecuador, Bolivia, Perú, Venezuela y Colombia. Sus integrantes se llevan los carros y los distribuyen entre estos países. Así se genera una cadena ilegal de comercialización.

En el país, la cifra de carros robados el año pasado llegó a 7 478. De ellos se recuperaron 2 695, según el informe Estadísticas de Seguridad Integral. Este delito implica una pérdida aproximada de USD 22 millones, de acuerdo a cálculos realizados por el investigador de la Flacso, Fernando Carrión.

[[OBJECT]]

El año pasado, las autoridades ecuatorianas recuperaron más de 70 autos robados que estaban en Colombia y Perú.

En un caso, 49 carros sustraídos en Ecuador, matriculados en el Municipio de Guacarí (Colombia), fueron hallados en agosto del 2013. Las policías de los dos países cruzaron información y los identificaron.

En las investigaciones se determinó que los comerciantes se quedaban con los vehículos último modelo por 20 días y luego los vendían a personas que creían que estaban comprando un carro legal.

Segundo Pacha fue investigador de la Brigada de Automotores de la Policía Judicial por 23 años hasta el 2012. A su juicio, las mafias de la región andina funcionan de la misma manera en los cinco países.

La cadena -dice- comienza con la persona que roba el carro, quien recibe USD 500 por esa labor. "Luego el auto pasa a manos de quienes los llevan a otras naciones y los entregan a quienes los matriculan".

Los automotores son introducidos mediante el denominado 'gemeleo' (clonación). Consiste en colocarle al auto robado las características idénticas a las de uno original.

Por cada auto sustraído, precisa Pacha, las redes delictivas ganan casi el mismo precio de comercialización. Por ejemplo, un carro que vale USD 18 000 en el mercado legal, cuesta USD 16 000 si es robado. "Solo gastan en los pagos de quienes transportan el carro".

En las indagaciones policiales se llegó a conocer que carros tipo todoterreno sustraídos en Bolivia llegaron al país. Un agente de la Fiscalía dice que la dolarización convirtió más atractivo al mercado ecuatoriano para este ilícito.

Según la Interpol, el tráfico internacional de automotores mueve USD 19 000 millones anuales a escala global.

También se han decomisado autos de otros países en Ecuador. En octubre pasado, Interpol detuvo a 18 personas de una banda que se hacían pasar por turistas y robaban vehículos en Colombia y los vendían en Ecuador, Perú, Chile y Bolivia.

Las rutas entre países

Las fronteras con Ecuador y Colombia son vulnerables al tránsito de automotores, según un informe de la Dirección Nacional de la Policía Judicial al que este Diario tuvo acceso.

La principal ruta de traslado es la vía Panamericana, pero las carreteras que más se emplean para el tráfico de carros robados desde Colombia y Perú son las de segundo y tercer orden.

Por ejemplo, en el norte se destaca la carretera San Lorenzo (Esmeraldas) - Ibarra (Imbabura). La zona fronteriza de Sucumbíos también es utilizada. "Una vez que llegan hasta las orillas del río San Miguel, los automotores son embarcados en balsas y cruzan hasta las poblaciones de Colombia, en la frontera", indica el reporte policial.

Los investigadores han identificado que algunos carros robados tipo todoterreno son utilizados por las FARC.

En Huaquillas (El Oro) los sitios vulnerables son Quebrada Seca, El Balsalito, Carcavón, Hito la Loma del Zorro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)