23 de January de 2011 00:00

USD 128 millones fueron invertidos en equipos para la Policía en 3 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al menos unas 30 motopatrullas estaban parqueadas detrás de los uniformados, que el viernes escuchaban las explicaciones sobre los alcances del Decreto 632, en el Regimiento Quito 1. Esos vehículos son parte de las 2 031 motocicletas entregadas a la Policía entre el 2008 y el 2010.

Esa dotación está incluida en el plan de fortalecimiento institucional, sobre todo mediante la dotación de equipos e infraestructura. Según un informe de la Unidad de Ejecución Especializada del Ministerio del Interior, en los tres últimos años se invirtieron USD 128 654 686,12.

En dicho informe se indica que fue con base a los requerimientos de la Policía, los mismos que antes son sometidos a un análisis. Además, que se trabaja desde distintas áreas para cubrir las necesidades más importantes.

Daniel Pontón, director del Observatorio de Seguridad Ciudadana, recuerda que luego de evaluar el Plan de Emergencia del 2004, “uno de los diagnósticos fue que este fracasó por falta de recursos para su ejecución”.

Según Pontón, al crecer en el número de miembros sufrió un déficit de recursos logísticos. “ Entonces se armó una propuesta de compras denominado Plan de Seguridad Ciudadana. “Al Presidente (Rafael Correa) se le vendió la idea de que con más recursos económicos se iba a solucionar la seguridad de la comunidad”.

A partir de ese plan, la Policía presentó varios proyectos para cubrir sus necesidades. De allí que, por ejemplo, para el equipamiento básico y especializado se destinaron USD 96 622 783,16. De ese monto, 46 895 825,65 fueron para adquirir 405 camionetas en el 2008 y otras 1 001 en el año siguiente. Además, de 2 031 motos y 40 unidades móviles de atención a la ciudadanía.

En infraestructura y mobiliario, la inversión entre el 2008 y el 2010 es de USD 11 746 827,25. Hasta la fecha se ha intervenido en la remodelación, mejoramiento y construcción de 165 unidades de Policía Comunitaria.

También se invirtió en la compra de chalecos y cascos antibalas, armas, esposas, radios de comunicación, entre otros.

Sin embargo, los expertos aseguran que eso no fue suficiente para frenar el aumento de la inseguridad en el país.

Daniel Pontón señaló que un verdadero plan de seguridad “implica una integralidad con reformas administrativas, institucionales, involucramiento de actores y otras áreas como la justicia o el tema carcelario”.

A su vez, José Antonio Figueroa, de la Flacso, anticipó que hace falta una mayor profesionalización de la Policía. “Esto sobre todo porque en la actualidad no está preparada para afrontar los sistemas de operación de la delincuencia organizada”.

En tanto, el ministro del Interior, Alfredo Vera, anticipó que está por expedirse “ojalá que pronto, una ley orgánica de la Policía. Resulta sarcástico que no tengamos una ley que permita ir innovando los procesos de acuerdo con la evolución de la sociedad, a la estructura misma de la Policía y de la especialización que deben alcanzar los uniformados”.

En ese sentido, Vera insistió que se hará que “los policías se radiquen en sus lugares de origen, un hogar decente y tengan remuneraciones acordes con el riesgo”.

Mas el Director del Observatorio de Seguridad Ciudadana consideró que “el Ministerio del Interior no tiene la capacidad como para manejar una institución tan grande como es la Policía”.

En minutos me robaron el auto’/ Juan Rubio. Víctima de robo de vehículo en Guayaquil

Conducía a la altura de la Ciudadela Universitaria, junto con mi esposa. Eran las 02:00 del domingo pasado. Salimos de un compromiso y nos dirigíamos a la casa, en La Alborada.

Detuvimos el auto, un Chevrolet Aveo rojo, del 2007, en un semáforo. De pronto dos personas sospechosas en un auto negro, se pusieron delante. No había más autos en el sector a esa hora o al menos no pasó ninguno en ese momento.

Del vehículo negro, al que no pude identificar las placas, se bajaron dos personas. Además, parece que en el asiento de atrás se encontraba alguien más, pero este nunca se bajó.

Los presuntos delincuentes tenían el rostro cubierto con unas gafas negras y unas gorras. Por eso no los pudimos identificar luego en la Policía Judicial. Se bajaron y uno de ellos me encañonó con un revólver.

Obligaron a mi esposa con insultos a que se bajara del nuestro vehículo. A mí me obligaron con amenazas a que les entregara las llaves. Se subieron en nuestro carro y quienes estaban en el vehículo negro se pasaron al asiento de adelante de ese carro negro.

Antes de irse con nuestro carro nos amenazaron para que no dijéramos nada. Ya pusimos la denuncia. Esperamos que den con su paradero pronto. Mi esposa, lamentablemente, quedó desde ese día con una fuerte crisis nerviosa.

La propuesta. Cuidar al huésped es vital /José Ochoa. Dirigente de la Asociación de Hoteleros

Es lamentable que los policías solo recorran las calles en horarios de oficina. En Cuenca, por ejemplo, al mediodía no aparecen y esa situación es aprovechado por presuntos delincuentes para robar cámaras de fotos, ‘laptops’, maletas y otros objetos, en especial de los visitantes y oficinistas.

Las agencias mayoristas de turismo y los hoteleros hemos asumido algunas iniciativas privadas. Es muy difícil, porque resulta costoso, pero con nuestros guardias privados tratamos de dar seguridad extra en el frente y en la recepción de los hoteles, conscientes de la inseguridad que afrontan nuestros potenciales huéspedes.

Con la colocación de cámaras de video en la recepción y otros sitios estratégicos hemos bajado en algo los robos a los huéspedes. Además, repartimos cartillas con consejos sobre seguridad como aquellos sobre qué zonas tranquilas y peligrosas de la ciudad, el cuidado con los documentos, etc. Esto solo es paliativo, pues hacen falta medidas más integrales.

Los Consejos. Prácticas de seguridad en las fiestas

El ingreso. Si se organizan fiestas en las cuales no se tiene entero conocimiento de quiénes se encuentran entre los asistentes, guarde en lugares seguros sus objetos pequeños. También ponga especial atención y controle el acceso en la puerta y no permita la entrada de alguien no identificado.

El registro. Tome fotografías de todos los asistentes en aras de la amabilidad. Para eso lo más recomendable es justificar con la alegría de la propia fiesta. De esta manera, además del recuerdo, usted contará con el recuento preciso de las personas que lo visitaron y servirán para identificarlos luego.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)