5 de June de 2010 00:00

Tierra fértil para sicarios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
DimitriBarreto P.

Los asesinos descargaron 11 balas en el interior del sencillo restaurante. Iván Echeverría Beltrán, padre de tres niñas, fue acribillado cuando tomaba café en el comedor de la av. El Inca, en Quito. Ese 12 de abril del 2003 un hogar quedó destruido. Que los crímenes violentos se dispararon porque en las calles hay más ciudadanos extranjeros es debatible. Al menos el sicariato es una empresa que requiere demanda, y frente a este tema la sociedad calla. ¿Cuál demanda? En el país hay muestras cotidianas de un alto grado de conflictividad social. Jefes que acosan a sus subordinados. Conductores que en la calle insultan, lanzan vehículos y se enfrascan a golpes. Fiestas -el fútbol incluido- que terminan en grescas. Hombres que descargan su fuerza en sus esposas. Madres que dejan que el abuelo de su hijo muera preso en casa a falta de pensión. Intolerancia social a la vista. Tierra fértil para sicarios, que sobrevivirán si solo se busca detenerlos.Una estrategia de fondo supone hacer algo contra la escasa voluntad social por resolver sus conflictos de forma pacífica. Es un tema matriz en una política integral de seguridad. ¿Por qué? Porque es ineludible abordar la educación como asunto de seguridad. La tolerancia; el respeto por los otros y a la ley; la capacidad de diálogo (que implica saber escuchar) se aprenden en la niñez, no solo con textos, sino con el ejemplo. De la inseguridad es cómplice la comunidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)