2 de July de 2011 00:01

El taxista informal es víctima de la violencia en Guayaquil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Las líneas de sangre en la acera daban cuenta de la violencia registrada la noche del jueves en un estrecho callejón del Suburbio Suroeste de Guayaquil.

Los moradores observaron horrorizados, la noche del jueves, el cadáver maniatado de un hombre, con impactos de bala en la cabeza y abandonado en el asiento posterior de un vehículo. La sangre impregnada en el interior del Chevrolet Aveo gris había goteado hasta la acera. Ayer nadie se atrevía a limpiar ese escenario, ubicado cerca de un dispensario médico del Ministerio de Salud.

[[OBJECT]]Temeroso, un vecino del sector relataba la mañana de ayer lo que había observado en el fondo del callejón. “Eran más o menos las 23:00 (del jueves), yo pasaba comprando en la farmacia, y de lejos vi que un señor corpulento salía tambaleándose del carro. Parecía que estaba herido, no lo sé bien porque estaba oscuro”.

La Policía Judicial informó ayer que un taxista informal, identificado como el posible conductor del Chevrolet donde fue hallado el cadáver, permanecía internado en un hospital de la ciudad, con varios impactos de bala.

“El taxista dijo que cogió una carrera hacía el sector de Fertiza (sur de Guayaquil). Pero en el lugar los pasajeros lo amedrentaron y le robaron el vehículo en el cual se encontró (el cuerpo)”, explicó el fiscal Wilson Castillo.

El vehículo quedó con las puertas delanteras abiertas y las luces encendidas. Agentes de Criminalística llegaron al lugar aproximadamente a las 03:00 de ayer e identificaron al cadáver como Stalin A., de 29 años.

Castillo, fiscal de turno que dispuso el levantamiento del cadáver, sugirió que el joven habría sido asesinado, presumiblemente, con disparos, en otro lugar de la ciudad. “Por lo que se puede apreciar, el hecho se registró en otro lado de la urbe”, sostuvo.

Los documentos no fueron sustraídos y estaban junto al cadáver. Debido al hallazgo de esas y otras pertenencias de la víctima, el fiscal indicó que, por ahora, se descartaría la hipótesis del robo.

El hombre hospitalizado, cuyo nombre se mantuvo en reserva por razones de seguridad, es el segundo taxista informal víctima de la violencia en Guayaquil durante la semana que termina.

El miércoles pasado, los moradores de la tercera etapa de la precooperativa Sergio Toral, una zona no consolidada del noroeste de Guayaquil, alertaron a la Policía del hallazgo de un cadáver semisumergido en un pozo séptico, en medio de un terreno baldío.

La víctima fue identificada el jueves por sus familiares. Era Juan Crispólito M., de 49 años, quien llevaba dos semanas desaparecido. Los deudos lo reconocieron por una deformidad en los dedos del pie izquierdo. El cadáver tenía huellas de tortura.

El hombre trabajaba como taxista informal en un vehículo Lada de 1987, que alquilaba a un familiar, según el expediente que llegó a la Unidad de Delitos contra la Vida de la Fiscalía del Guayas. En la denuncia, uno de los familiares de la víctima contó que Juan H. conducía el vehículo alquilado desde el año pasado. Hasta la tarde de ayer el automóvil estaba desaparecido.

El taxista iba a ser sepultado la tarde de ayer, en El Carmen (Manabí), de donde era oriundo.

No existen cifras oficiales sobre el porcentaje de taxistas víctimas de homicidios en Guayaquil. Los casos de esta semana, sin embargo, remiten a los agentes de la Policía a otros registrados este año y a finales del anterior.

El pasado domingo 23 de enero fue asesinado el taxista informal Jorge V., de 40 años. Supuestamente, desconocidos detuvieron el vehículo pretendiendo solicitar una carrera, en un sector de la cooperativa Unión de Bananeros, en el sur de la urbe. Al detenerse el vehículo, Jorge V. recibió varios disparos. La víctima falleció mientras era conducido al Hospital Luis Vernaza.

Ayer, en una rueda de prensa, el jefe del Distrito Metropolitano de la Policía de Guayaquil, Ramiro Mantilla, indicó que pese a los recientes hechos violentos, la cifra de homicidios en Guayaquil disminuyó en junio, con respecto al mes previo. Dijo que se registraron 34 asesinatos, cuatro menos que durante el mes de mayo.

Como ejemplo del control a la delincuencia, Mantilla mencionó los operativos sorpresa que se ejecutan en diferentes sectores de la ciudad. Ayer, al mediodía, uno de esos operativos se montó en la esquina de las calles 29 y Maracaibo, en el Suburbio.

En el lugar, un grupo de agentes del Grupo de Operaciones Especiales, efectivos del Ejército detenían a los conductores y revisaban su documentación. En el mismo lugar tres patrulleros de la Comisión de Tránsito del Ecuador revisaban los documentación de los automotores que circulaban en ese momento por el sector.

Otros crímenes

La noche del jueves, desconocidos dispararon contra Elvis S., de 19 años, en un sector de la Isla Trinitaria, en el sur. El joven caminaba junto a su novia cuando fue interceptado por desconocidos, quienes le dispararon.

La acompañante del joven baleado quedó gravemente herida y fue trasladada a un hospital de la ciudad. Amigos de la pareja denunciaron la mañana de ayer en hecho en la Fiscalía.

Juan Carlos M. , un taxista informal de 24 años, fue encontrado muerto en su vehículo, el pasado 29 de octubre, en una de las etapas de la ciudadela La Alborada, en el norte de la urbe. El hombre había recibido dos impactos de bala, uno en la cabeza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)