8 de August de 2010 00:00

Taisha recupera los vuelos subsidiados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Jaime Plaza. Enviado a Taisha

De pronto, por las ventanas del pequeño avión se alcanza a divisar algo más de un centenar de casas. Aunque parecen dispersas, están construidas bajo un aparente orden urbanístico. Sus techos de zinc o asbesto rompen con el manto verde de bosques y parajes de la Amazonía.

Al aproximarse a la pista de aterrizaje se puede ver que esta más parece un camino de segundo orden. Apenas está lastrada en todos sus 600 metros, al igual que la mayoría de calles de la ciudad.

fakeFCKRemoveEs Taisha, el cantón más extremo de Morona Santiago y para sus 15 000 habitantes, el jueves 5 fue un día significativo. Unas 500 personas se agolparon al costado sur del aeropuerto para presenciar el acto oficial, al que asistieron autoridades civiles y militares. Era el día de la reapertura de vuelos de los Twin Otter de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE).

Les devolvía la esperanza de mejorar el contacto con el resto del país, ya que no existe una sola vía carrozable que comunique a esta población, ubicada a 68,5 km en línea recta de Macas, la capital provincial.

Tras hacerlo desde 1975, los Twin Otter dejaron de servir a esta zona desde hace dos años por falta de presupuesto.

Entonces, a la gente de Taisha y otras comunidades de la región no le quedó más que recurrir a las avionetas de empresas particulares. Pero eso demanda un esfuerzo económico extremo para personas como Andrea Shiqui, nativa shuar de la comunidad Panki.

A la espera de embarcarse en una avioneta y mientras daba de lactar a su pequeño hijo, Nivaldo, contó que le cuesta USD 25 hasta Macas o Shell, en Pastaza. Y de regreso entre USD 50 y 80.

La mujer, de 34 años, y otros beneficiarios se ven obligados a tomar estos vuelos para salir a Macas a cobrar el Bono de Desarrollo Humano. En Taisha no hay ninguna agencia bancaria.

Ella prefiere viajar cada cuatro meses y, al igual que sus coterráneos, aprovecha para hacer trámites y visitar a familiares. Además, se aprovisiona de ropa, medicinas y de víveres: arroz, fideo, aceite, azúcar y sal, que son parte de su alimentación cotidiana.

Esta se complementa con yuca, papa china, camote y plátano que cultivan en sus fincas. Aunque el jueves prefirió una vez más viajar en avioneta particular, Shiqui estuvo ilusionada con el retorno de los Twin Otter. La tarifa en estas aeronaves con capacidad para 19 personas será de USD 15. El costo será subsidiado.

Para la recuperación de este servicio hacia Taisha, Montalvo, Tutinentza y otras comunidades amazónicas, la FAE y el Ecorae firmaron un convenio por cuatro años. Además, aportaron con USD 3 087 360 y 1 712 000, respectivamente, para mantenimiento y recuperación operacional de tres aeronaves. Estas fueron adquiridas entre 1975 y 1980.

Antonio González, un pastor evangélico de la zona, aseguró que estos vuelos beneficiarán, en especial, a la gente pobre que no tiene posibilidades de movilizarse para cobrar su bono.

González advierte que la lejanía y el aislamiento de Taisha hacen que todo sea más caro. Por ejemplo, una gaseosa de tres litros que en Quito cuesta USD 2, en esa zona llega a los 4.

Eso también mantiene a Taisha en absoluto subdesarrollo e innumerables necesidades. Unos 20 domicilios tienen telefonía fija y no hay señal celular, tampoco se puede sintonizar ninguna estación de radio y de la TV en señal abierta. Solo se ve Canal 1.

Para el traslado interno, hay un medio centenar de vehículos entre rancheras, camionetas y motos. Estos automotores llegaron en vuelos logísticos de la FAE o vía fluvial. Una gabarra sirve desde Puerto Morona.

La población tampoco dispone de agua potable ni sistema de alcantarillado y, en el mejor de los casos, algunas viviendas solo cuentan con pozos sépticos.

Esa situación, sumada a una pobre dieta alimenticia, hace que exista un permanente riesgo epidemiológico. Pedro Cueva, director del Hospital San José de Taisha, confirma que son frecuentes las enfermedades respiratorias agudas, neumonías, síndrome diarreico agudo, paludismo y parasitarias como la leishmaniasis.

“Todo se agrava por una alta desnutrición, debido las costumbres y carestía de los víveres. Una botella de agua vale USD 1 y no se vende ni se cultiva vegetales”. Agrega que a eso se suma el complicado acceso hacia las comunidades de las brigadas médicas.

Solo cuando hay verdaderas emergencias y si las condiciones climáticas lo permiten se atiende con ambulancia aérea desde el Hospital de Macas.

Solo existe un hospital básico, tipo centro de salud, con capacidad para internar a 17 pacientes. Tiene siete médicos tratantes (todos con contrato ocasional) y 54 personas en el área cantonal. Así, en medio de esas necesidades y limitaciones, los habitantes de Taisha esperan con expectativa que mañana se reinicien en forma definitiva los vuelos de los Twin Otter.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)