13 de November de 2012 00:02

Las seguridades en los estadios no se concretan pese a la violencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Hablaron para las radios  y la televisión.  Viajaron a Guayaquil y dieron ruedas de prensa.  Todo, tras  la muerte del hincha de Barcelona  Michael Murillo, el domingo  4. Los ministros del Interior, José Serrano;   y Deportes,  Francisco Cevallos      anunciaron la creación del  denominado plan “Tarjeta roja a la violencia en el fútbol”.

Se habló  desde la prohibición del ingreso,  venta y  consumo de bebidas alcohólicas  en  los   estadios  hasta dar seguimiento   a los procesos judiciales  iniciados por las agresiones  en el fútbol.

Pero no es la primera vez que las autoridades de Gobierno se refieren a   medidas para frenar los  ataques,  aunque  estas  no se  cumplen  por completo.  
Hace  ocho meses, el Gobierno anunció  que  creará   el proyecto Cero tolerancia. Eso ocurrió  tras  el asesinato de Cristian Calvache, de 26 años,  en el estadio de Liga.

El ministro   Cevallos  incluso presentó un  acuerdo interministerial, el cual  indica que solo pueden venderse bebidas de moderación hasta 10 minutos antes de un encuentro de fútbol.  
¿Se ha cumplido esta disposición?  Hasta el fin de semana, la venta de cerveza   en los escenarios deportivos seguía. En Quito, la Asociación de Fútbol no

Amateur de Pichincha  (AFNA)    lo reconoce y  asegura  que  no hay controles.

En marzo, también se  dispuso prohibir el ingreso de los  seguidores  que sean considerados peligrosos.  En un informe difundido  la semana pasada, el

Ministerio del Interior habló de una lista  en que constan  20  nombres. Pero en las últimas horas  la AFNA  habló de    200  y solo   en     la capital.  

El domingo, en Guayaquil los hinchas usaban bengalas. Esa práctica continúa aunque en marzo  pasado  el Ministerio  de Deportes  pidió mayores controles que prohiban su utilización.
 
El papel de la Fiscalía

El 20 de mayo del 2010, la Fiscalía General del Estado suscribió la resolución 029-FGE-2010 y dispuso a sus agentes a acudir a todos los partidos de fútbol.

La idea era  registrar  los  posibles hechos violentos e iniciar  las investigaciones. Dieciocho meses después las medidas se cumplen parcialmente. El domingo, al estadio de Sangolquí, en donde  jugaron Independiente y Emelec, no  llegó ningún  investigador.  

No obstante, ayer en  la Fiscalía se dijo  que  sus  funcionarios acuden “a  todos los partidos  de fútbol profesional a escala nacional”, incluso  a  los de la Segunda categoría. Pero   AFNA  confirmó   que a    estos últimos  no acuden.     

Un reporte de  este organismo   refiere  que    del 21 de mayo al 12 de septiembre de este año, los fiscales  estuvieron  en     partidos de Primera división  en Quito.

En el  estadio  Atahualpa, en donde jugaron  El Nacional y Macará sí estuvo un  agente.  Pero  personal de la Asociación de Fútbol  no Amateur  señaló que dejó el escenario inmediatamente terminado el partido.

Sin embargo, tras el cotejo hubo un enfrentamiento entre hinchas  de El Nacional. El futbolista José Madrid fue golpeado.

En Guayaquil, al encuentro  entre  Barcelona y Liga  arribaron  los fiscales Nelson Vela y Francisco Poder. El primero  se  ubicó  en las cámaras de seguridad deescenario deportivo (foto).  Luego, ambos  se reportaron  “sin   novedades”.

 Otro  agente de  la  Corporación de Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) vigilaba los graderíos con  binoculares.

David Baquerizo, presidente de la Comisión de Seguridad de Aso Guayas, comentó que la  CSCG, adscrita al Municipio de Guayaquil, está también integrada al operativo de seguridad de los  espectáculos deportivos.    

Ordenanza municipal

Las autoridades del Municipio de Quito aprobaron  la  Ordenanza  número 267 que se encarga de regular la seguridad de los espectáculos deportivos masivos.

 El proyecto establece que se delimite un espacio de al menos 60 centímetros para cada aficionado, el  cual   deberá ser numerado.

 La idea  es que  los aficionados adquieran   sus  boletos    con anticipación y que  la entrada tenga impresa la identidad del comprador (cédula de identidad y número de asiento asignado).  

 También se planteó instalar detectores de metales en los ingresos a  los escenarios  y crear un perímetro de seguridad alrededor de cada escenario deportivo. A este solamente  podrá  acceder  la persona que tiene su   tique.

Esta disposición todavía no ha sido ejecutada. De hecho, Jaime Molina, coordinador del Deportivo Quito,  señaló  que los    equipos tecnológicos  no han sido instalados  y los controles se remiten únicamente al cacheo de  policías.

El coronel Rodrigo Proaño, comandante del Distrito Eugenio Espejo (norte), donde funciona  el estadio  Atahualpa, señala que los agentes   escoltan a las barras hasta   puntos estratégicos donde no corren peligro. “Al menos  200 gendarmes trabajan en cada compromiso de fútbol”.   En los  encuentros   de laSelección operan más de 1 000 policías, señala  el oficial.    

En medio de estos hechos, el Ministerio del Interior reveló que en entre  el 2007  y el   2012     se han registrado   cinco    personas fallecidas: dos   al interior de los estadios y tres  en las afueras. Además,   74 detenidos y  46 personas heridas.

24 policías  a declarar


La Fiscalía de Durán llamó a  declarar a      24 policías que el día en que falleció  Michael Murillo  estaban en un operativo  en el puente de la Unidad Nacional.  
El Ministerio del Interior   dispuso  que se analicen las armas de todos los agentes que  el día en que  se jugó el clásico del Astillero se encontraban en el puente.      
 También   solicitó   incorporar a las investigaciones    el listado de las armas de dotación  que se encuentran depositadas en el Rastrillo del Distrito de Policía de  Durán. Estas   fueron utilizadas por  los uniformados.

Otra  muerte está impune

En casa de la familia Delgado Toral nadie habla ya  de fútbol. No hay camisetas de equipos ni banderas. Retiraron todo después del 12 de junio del 2011.
Ese domingo, Marcos Rodríguez salió temprano al estadio Monumental.  Barcelona jugaba con la Liga de Quito. Los equipos  empataron   y a  Marcos  lo hirieron mortalmente. “Lo trajeron los amigos como a las 22:00. Estaba golpeado y semi inconsciente”, recuerda su tía, Sonia Delgado.
Tras el juego, el joven caminó con la Sur Oscura hasta los exteriores de la U. de Guayaquil.
Allí, tres camionetas de hinchas con otras camisetas los acorralaron. Delgado recuerda las  escenas de ese momento: “Nos contaron que se bajaron con bates de béisbol y cadenas. Corrieron, pero Marcos se cayó. Lo golpearon en la espalda y en la cabeza… Murió por derrame cerebral”.
La familia accedió a donar los órganos. Una mujer  tiene sus córneas y otra   los riñones. Pero la vida para esta familia no fue igual.
No hay detenidos por este caso y  la  depresión consumió a la abuela del joven, Enma Toral. Ella también   murió hace dos meses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)